Lo que nos pone nerviosos al volante

Lo que nos pone nerviosos al volante

Sentarnos delante del volante nos transforma. No a todo el mundo, es cierto. Pero sí hay personas que cuando arrancan el coche y comienzan a circular por las calles y carreteras cambian de carácter. Y si otro conductor, ya sea adrede o sin intención, les hace una pifia, pueden convertirse en el Increíble Hulk. Las reaccionan pasan por tocar el claxon de manera compulsiva a otras más peligrosas como insultar al que consideramos nuestro oponente. Lamentablemente, algunos casos terminan en agresiones, con o sin coche por medio. Y hay una serie de situaciones que son las que más nos sacan de quicio. Entre ellas destacan: Tardar en reiniciar la marcha en el semáforo. Y aunque sea por un segundo, en casos como estos tienes todas las papeletas para que alguien toque el pito. Los más considerados, te harán ráfagas con las luces. Indecisión al incorporarse desde un carril de aceleración. Exaspera, ¿verdad? Pero esta es además una situación peligrosa que puede provocar un accidente. Tardar mucho en aparcar. La Ley de Murphy dice que esto sólo ocurrirá en calles estrechas en las que no se puede sortear al coche que está maniobrando. Cambiar de carril sin usar la señalización. Todo un clásico. Además se suele utilizar cuando no hay casi hueco entre los dos vehículos. ¿Lo harán aposta? Mantenerse en el carril izquierdo cuando el derecho está libre. Si vas por detrás, además de acordarte de la madre del conductor. Te suelen entrar dudas de si adelantarle o no por la derecha, no sea que en ese mismo momento cambie de carril y tengáis una colisión. Conducir entraña una responsabilidad muy grande. Los vehículos son un invento que nos hacen la vida más fácil. Pero debemos tener la suficiente clarividencia como para mantener una actitud serena que evite conflictos y accidentes que, en frío, seguramente lamentemos. ¿Hay alguna otra actitud del resto de conductores que te ponga nervioso?...

Leer Más

Llega la nieve. ¿Te gusta conducir?

Llega la nieve. ¿Te gusta conducir?

Por fin llegaron las tan deseadas nieves para unos (los niños, principalmente) y tan temidas para otros (los conductores). Después de invierno en el que la lluvia ha brillado por su ausencia, media España se ha despertado cubierta de un manto blanco. Y a pesar de lo bonito que es, lo cierto es que complica mucho la conducción. Vamos a repasar una serie de consejos básicos para enfrentarnos con éxito a las inclemencias temporales que nos esperan durante estos días (o semanas), o lo que es lo mismo, conducir con nieve. En primer lugar, lo mejor es evitar desplazarte con tu vehículo por las zonas conflictivas como puertos de montaña y redes de carreteras secundarias. Obviamente es importante salir con un pack completo de invierno: mantas, guantes, algo de comida, agua, el móvil cargado, una linterna…, y por supuesto las cadenas del coche. Pero no vale simplemente con llevarlas, hay que saber ponerlas. Y aunque no es algo complicado, sí resulta laborioso si no se ha hecho antes y tenemos que hacerlo con frío y con copos de nieve cayendo a nuestro alrededor. Por eso no está demás, practicar el montaje de las cadenas en algún momento. Y procura llevar el depósito lo más cargado posible para que el coche pese más y no te quedes sin calefacción. Otro tema crucial es la visibilidad. Antes de desplazar nuestro vehículo deberemos quitar la nieve y el hielo del parabrisas, el cristal trasero y los laterales. Para ello, nada mejor que utilizar un rascador. Si tenemos una capa fina de hielo también podemos optar por verter un poco de alcohol. Pero nunca, agua caliente porque la diferencia de las temperaturas puede romper el cristal. No debemos olvidar tampoco retirar la nieve de los faros. Una vez que comencemos a movernos debemos desarrollar una conducción suave y sin movimientos bruscos. La clave es mantener la calma en todo momento y no desviar nuestra atención del asfalto. Si tenemos que realizar subidas, las haremos en marchas largas, mientras que para los descensos usaremos marchas cortas. Por último, utiliza las rodadas de otros coches y modera (mucho) la velocidad. Por si algo no te queda claro, puedes ver este breve vídeo publicado por la DGT:...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies