Ojo a la última estafa con la excusa de una multa

Ojo a la última estafa con la excusa de una multa

Los amigos de lo ajeno aprovechan cualquier momento para hacerse con nuestro dinero o nuestros datos personales o bancarios, que al final vienen a ser lo mismo Y la Navidad es un buen momento, ya que aumentan los desplazamientos por carreteras, con la exposición a posibles infracciones de tráfico y, el consiguiente engaño Por eso, la Guardia Civil ha alertado sobre una estafa recurrente que, durante estos días, vive un cierto repunte. Es posible que en tu correo electrónico recibas una notificación que, supuestamente, llegará de un remitente que parece ser la Dirección General de Tráfico. En ella, se te informará que se te ha puesto una multa por exceso de velocidad. Y, como no, se te mostrará un enlace al que podrás acceder a la foto de la infracción. ¿Quién se resiste a comprobar la carga de la prueba? El problema viene en el momento en que haces el tan fatídico clic al enlace que te ofrecen, ya que se instalará un programa en tu ordenador que dará acceso total a los estafadores, con lo que podrán, entre otras acciones, robar tus contraseñas bancarias, o monitorizar toda tu actividad en la red. Es importante recordar que, en caso de que te llegue una multa, no lo hará vía email. La DGT utiliza todavía el correo certificado. Puede parecer un recurso obsoleto, pero da mucha más confianza. No obstante, si te llega un correo similar y te inquieta la posible infracción, lo que puedes hacer es entrar en la sede electrónica de la DGT y buscar allí la posible sanción. En cuanto al mail, puedes comprobar la dirección del remitente y verás que no es de la DGT. Otra pista que te puede ayudar a identificar la estafa es que posiblemente estén ocultos los destinatarios, ya que se tratan de mensajes que se envían a cientos de direcciones al mismo tiempo. Cuantos más correos, más posibilidades de que alguien...

Leer Más

Los elementos que más sufren del coche en invierno

Los elementos que más sufren del coche en invierno

Casi sin darnos cuenta, este año nos encontramos casi en pleno invierno. Bajada de temperaturas, lluvia, heladas y algo de nieve. En resumen, un tiempo con el que dan ganas de quedarse en casa bajo techo Y eso querrían también nuestros coches… Lamentablemente no todos duermen en garaje. No se trata de hacer sangre por este asunto, ya que no todo el mundo dispone de un refugio para su coche, pero vamos a ver cómo afecta a nuestro amigo de cuatro ruedas pasar las noches a la intemperie. Los primeros damnificados son los líquidos. El de frenos, lubricantes y refrigerante pierden, en un primer momento, parte de sus características, por lo que una buena idea sería arrancar unos minutos antes el motor con el fin de que los diferentes fluidos lleguen a su temperatura óptima de funcionamiento. Una vez que con la temperatura del motor, los fluidos adquieren su estado óptimo, es el momento de iniciar la marcha sin perjudicar los diferentes mecanismos de nuestro vehículo. Los neumáticos, elemento que siempre tenemos que vigilar ya que es el único punto de contacto con el suelo, pierden una mayor cantidad de aire con el frío. Por tanto hay que estar alertas a la presión de las ruedas, ya que resultan un elemento esencial, no solo para nuestra seguridad, sino también para el consumo de combustible. Los limpiaparabrisas son otras de las piezas que más sufren. Máxime si los ponemos a funcionar sobre una capa de hielo. No está de más llevar un rascador plástico que les facilite, en un primer momento, la tarea. Por último, otro de los elementos que más sufren con el crudo invierno es la batería. Por eso, a veces y según las condiciones de mantenimiento en que se encuentre, es tan difícil arrancar el vehículo con el tiempo...

Leer Más

¿Para qué sirven las luces de mi vehículo?

¿Para qué sirven las luces de mi vehículo?

Ahora que tenemos el cambio de hora encima, con sus detractores y defensores, más activos que nunca, después de la polémica sobre su necesidad de continuación, es un buen momento para hablar sobre los tipos de luces de nuestro coche Y lo es porque de un día para otro nos encontramos que anochece una hora antes. Si a eso le añadimos que, con la entrada del invierno con sus lluvias y nieblas, la visibilidad se resiente de manera importante, ver y ser vistos se convierte en una necesidad fundamental para nuestra seguridad vial. Un coche tiene en total nueve tipos de luces que vamos a repasar: Luces de posición: Indican la posición de nuestro vehículo y también su anchura. Por el contrario, no sirven para iluminar. Eso sí, su uso es obligatorio si detenemos el coche tanto en calzada como en arcén. Luces cortas o de cruce: Se usan para ver de noche en ciudad y para ser vistos y mejorar nuestra visibilidad cuando hay lluvia o niebla leves. Su uso es obligatorio de noche y deben utilizarse también en túneles y carriles reversibles. Luces de largas: Las indicadas para carretera y autovía, de noche siempre que se pueda. Al cruzarnos con otros vehículos o alcanzarlos en nuestro sentido, se deben sustituir por las cortas, para evitar deslumbrar a los otros conductores. No se pueden usar en ciudad. Luces de freno: Se activan de manera automática cuando pisamos el pedal de freno y para avisar a los conductores que están tras nosotros que estamos reduciendo la velocidad o deteniendo el vehículo. Luces Antiniebla: Las traseras, que son de color rojo, son obligatorias y se tienen que encender cuando la visibilidad es muy escasa, con el fin de hacernos visibles. Por su parte, las delanteras, de color blanco, no son obligatorias, y sirven para ver mejor. Luz de marcha atrás: Avisa de que el vehículo se va a desplazar hacia atrás, tanto a otros conductores como a los peatones. Es de color blanco. Luces diurnas: Se sitúan en el frontal del vehículo y sirven para hacernos más visibles de día. Obligatorias en la Unión Europea desde 2011. Luces intermitentes: Son de color naranja y sirven para avisar a otros vehículos de que vamos a cambiar la dirección o incorporarnos al tráfico. Luces de emergencia: Avisan al resto de conductores de una situación de emergencia. Pulsando un botón rojo de nuestro salpicadero, enciende todos los intermitentes al mismo...

Leer Más

¿Qué canciones escuchan los europeos en la carretera?

¿Qué canciones escuchan los europeos en la carretera?

Los viajes por carretera no se entienden sin el acompañamiento de la radio. Ya sea informativa, de entretenimiento o musical. Y si es importante para quien utiliza un coche, para quienes conducimos nuestros camiones entre largas distancias se convierte en un compañero indispensable. La sofisticación tecnológica del audio en los vehículos ha alcanzado parámetros inimaginables hace unos pocos años. Y entendemos que seguirá avanzando ya que, hasta la llegada del vehículo autónomo, es el único entretenimiento que nos podemos permitir sin apartar la vista de la carretera. En los últimos años, los viejunos casettes y las CDs han dado paso a la música en formato mp3, los postcast demás archivos y listas de reproducción que tenemos en el móvil y conectamos a nuestro vehículo vía bluethooth. Y en un mundo globalizado en el que en casi todas partes se escucha lo mismo, a la empresa de alquiler de vehículos Avis se le ha ocurrido preguntar en 14 países qué es lo que más escuchamos los europeos cuando nos desplazamos. Según los resultados, hay un grupo  que destaca por encima de todos, ya que coloca en la primera y segunda posición, dos de sus temas imprescindibles: hablamos de Queen, que con “Bohemian Rhapsody” y “We Will Rock You” se ha alzado con el título de las mejores canciones para conducir. El podio lo completa Bon Jovi con Runaway, al que siguen Bruno Mars con 24K Magic, Justin Timberlake y su Can´t Stop the Feeling, los imprescindibles The Beatles con Ticket to Ride y Survivor conla pegadiza Eye of the Tiger. En España, donde la lista es muy similar, en el sexto puesto se cuela un único grupo patrio en el top ten: Loquillo y los Trogloditas. Y lo hace con su mítico Cadillac Solitario. En Sergetrans, hubiéramos elegido Yo quiero un Camión. Será deformación profesional…...

Leer Más

Por qué el coche me da calambres (y cómo evitarlo)

Por qué el coche me da calambres (y cómo evitarlo)

Seguro que alguna vez que te has bajado del coche, al tocar la puerta o cualquier otra parte metálica, te has llevado un calambrazo. ¿Por qué a mí?, te habrás preguntado. No es que el coche te tenga manía o que te hayas convertido en el súper héroe Electric Man. La culpable es la electricidad estática que, quieras o no, está ahí. Ponte en modo electrón porque vamos a ver cómo se producen esos calambrazos, los motivo y, sobre todo, la manera de evitarlos. Cuando nos desplazamos en coche se va generando electricidad estática fruto del rozamiento que se produce desde la carrocería y que se transmite a nuestra ropa a través del aire y la tapicería. Tanto el coche como los ocupantes acumulan carga positiva a través del conocido como fenómeno triboeléctrico en el que la electricidad estática se desplaza súbitamente entre dos objetos por diferencia de potencial. En este caso el suelo hace el papel de polo negativo y el coche o tú mismo, el polo positivo. Cuando descendemos del coche generamos, si nuestro calzado no tiene suela de goma, un arco al tocar la carrocería que nos convierte en un cable conductor por el que de desplaza la electricidad de manera súbita produciéndonos una pequeña descarga que, para la mayoría de los mortales, es muy desagradable. Con el fin de evitar los dichosos calambrazos, hay una serie de medidas que podemos poner en práctica: Procurar cerrar la puerta del coche con la rodilla. Vale que los demás lo verán raro, pero te evitarás las consabidas chispas. Bajar del coche tocando el techo o sin soltar la parte metálica de la puerta. Parecerá que estás jugando a enredos, pero también tiene sus ventajas. Evitar usar tejidos sintéticos o propensos a la creación de electricidad estática. Además, el tacto de la lana o el algodón es mucho más agradable. Instalar en el coche una tira de goma cuya función es descargar la electricidad estática. No es bonita, pero sí...

Leer Más