Trucos que no funcionan para burlar un control de alcoholemia

Trucos que no funcionan para burlar un control de alcoholemia

Según los últimos datos publicados por la Dirección General de Tráfico, el 26% de los accidentes que se producen en las carreteras de nuestro país con víctimas mortales tienen como responsable el consumo de alcohol y drogas.   La última campaña de Tráfico, que desde hace unos días podemos ver en diferentes medios d comunicación, ahonda en este peligro, así como en las altas velocidades y el uso del móvil al volante. Como no podía ser de otra forma, a lo largo de los años se han ido creando una serie de leyendas urbanas que ofrecen fórmulas para engañar al alcoholímetro en caso de que nos encontremos con un control de alcoholemia. Vaya por delante que ninguna de ellas es efectiva. De hecho, la mejor prevención es no tomar ni una sola gota de alcohol a la hora de ponernos al volante. Entre esas supuestas medidas, se recomienda masticar granos de café, masticar chicle, beber aceite o leche, hacer ejercicio físico o esperar dos horas para coger el coche. Como decíamos, ninguna de ellas será efectiva, ya que los alcoholímetros lo que hacen es medir la cantidad de etanol en la aspiración, ya sea a través de un sensor de infrarrojos o, más recientemente, a través de una célula electroquímica. Pero la propuesta de trucos no acaba aquí. Hay otra serie de ellos, que parecen más bien una burla a quien los intente utilizar. Entre ellos, masticar un poco de césped o chupar una batería de móvil. Como último recurso, se recomienda intentar convencer al agente de que no se ha bebido… Sí es cierto que a veces se producen falsos positivos: el uso de enjuagues bucales, algunos medicamentos o la fermentación de determinados alimentos a la hora de hacer la digestión, pueden hacer saltar la alarma.  No obstante, para ello, se habilita una segunda prueba. Tráfico regresa a la línea dura con una...

Leer Más

Los principales daños que sufren los coches en una inundación

Los principales daños que sufren los coches en una inundación

En estos días hemos vivido en diferentes puntos de nuestra geografía episodios de lluvias intensas que, en algunos sitios, han tenido resultados dramáticos. La fuerza del agua tiene un poder de arrastre tremendo con consecuencias terribles. En el caso de los coches, los daños dependerán del nivel al que llegue el agua. Si esta alcanza hasta la mitad de las ruedas, los estropicios van a ser mínimos. Es posible, eso sí, que haya que cambiar el catalizador, lo que puede costar aproximadamente unos 600 euros. No obstante, el coche podrá arrancar sin problemas. A pesar de ello, siempre será conveniente hacer una limpieza completa de los bajos del vehículo porque al agua viene acompañada de barro que al secarse, puede dañar diferentes partes mecánicas, entre ellas, la transmisión, los rodamientos y los frenos. A medida que suba la altura del agua, los daños van a ser mayores. El temido barro puede bloquear el radiador con el consiguiente sobrecalentamiento del motor. Para evitarlo, hay que hacerle una buena limpieza exterior. En el caso de que el agua penetre en el habitáculo del vehículo, prepárate para cambiar tapicerías, guarnecidos, aislantes y mandos. En este caso, la factura seguramente superará los 3.000 euros. También hay que tener en cuenta que se pueden obstruir los desagües de la carrocería, lo que puede afectar a las conexiones eléctricas y oxidar, a medio plazo, la chapa. En el caso de que el agua llegue hasta la mitad del vehículo, no es recomendable intentar arrancarlo. Es conveniente que pase una revisión completa para evaluar los posibles daños y coste de la reparación. Por último. Si el coche queda cubierto por completo, es posible que no haya nada que hacer. Sería necesario desmontarlo por completo para limpiar y secar cada pieza, lo que puede suponer una inversión mayor a la que nos costaría comprar uno nuevo.  ...

Leer Más

Europa ordena reducir las emisiones para 2030

Europa ordena reducir las emisiones para 2030

La Unión Europea ha aprobado una propuesta que endurecerá, a partir de 2025 los límites de las emisiones de dióxido de carbono tanto en automóviles como en furgonetas. El segundo paso parece que será un recorte de un 40% de las emisiones contaminantes globales para 2030, que se implementarán de manera escalonada. Los vehículos comerciales también se verán afectados. El objetivo de estas medidas en la reducción de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero como medida de lucha contra el cambio climático. Otras medidas deseadas son la mejora de la calidad del aire que se respira en las ciudades y el ahorro de combustible, para favorecer el bolsillo de los consumidores. Se pretende que los fabricantes garanticen que, a partir de 2030, el 35% de los coches y furgonetas que se vendan sean vehículos que consumen menos de 50 gramos de CO2 por cada kilómetro. O sea, los menos contaminantes. También se ha hecho especial hincapié en la necesidad de que la industria europea mantenga el liderazgo en el avance tecnológico del motor, poniendo especialmente el foco en las tecnologías eléctricas. Si no se está alerta en este momento de transición, dice la Unión Europea, se puede perder esa posición de cabeza. El desarrollo y la evolución que están teniendo las tecnologías de pilas de combustible prevé que en poco tiempo aumente de forma muy significativa la cuota de mercado tanto de los vehículos de baja emisión como de cero emisiones. Todas estas medidas llegan en un momento en que se ha demonizado la tecnología diésel y las ventas de este tipo de vehículos han caído drásticamente.  El temor a las restricciones en el acceso a las grandes ciudades y el presunto encarecimiento del gasoil, han llevado a muchos compradores a decidirse por los coches de gasolina o, si su bolsillo se lo permite, por los de tecnología...

Leer Más

Ya no podrás decir gasolina de 95

Ya no podrás decir gasolina de 95

A partir del próximo 12 de octubre, llenar el depósito de nuestro vehículo no será lo mismo. Desde ese día entra en rigor la nueva normativa europea sobre el etiquetado de carburantes y vehículos que aplicará la Directiva 2014/94/UE cuyo objetivo es mejorar, de cara al consumidor, la información sobre el combustible, debido al surgimiento de nuevas formas de alimentar a nuestros coches   Dicha norma marca hasta 13 diferentes etiquetados del combustible, que incluye los derivados del petróleo (gasolina, diésel y gas licuado), los biocombustibles, el gas natural comprimido, el hidrógeno y todas sus mezclas. Se aplicará a los turismos, vehículos comerciales tanto pesados como ligeros, autobuses, motocicletas y otros vehículos. Según el tipo de combustible, las nuevas identificaciones tendrán forma redonda (gasolina), cuadrada (gasóleo) y rombo (combustibles gaseosos). A ello hay que añadir las denominaciones específicas que tienen que ver con los biocomponentes utilizados en cada uno de los combustibles: E5 (5% de etanol), E10 (10%) y E85 (85%) para gasolina; B7 (7% de biodiesel), B10 (10%) y XTL (diésel sintético) para gasóleo; y H2 (hidrógeno), GNC (gas natural comprimido), gas licuado del petróleo (LPG) y gas natural licuado (LNG) para el resto. La buena noticia es que este etiquetado convivirá con el actual durante un tiempo indeterminado para permitir a todos los conductores familiarizarse con él. Obviamente, los coches que se compren desde el 12 de octubre tendrán la obligación de incluir la nueva nomenclatura en la tapa del depósito o en el tapón de llenado, así como en los manuales de usuario presentes en distintos soportes. Además, es de prever que empiecen a editarse y distribuirse todo tipo de folletos informativos además de campañas de divulgación sobre esta nueva normativa europea, tal como han avanzado desde la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles...

Leer Más

Los peligros de llevar el coche sucio

Los peligros de llevar el coche sucio

¿Sabías que un coche u otra clase de vehículo sucio tiene más probabilidades de sufrir un accidente? En concreto, un 25% más. Es un riesgo que está por detrás de las distracciones y de saltarse las señales de tráfico. Por tanto, algo que parece tan banal como la limpieza del coche, se convierte en una medida preventiva más de la seguridad vial. Y la parte más importante, en este sentido, son el parabrisas y el resto de los cristales. Cuando están sucios, restan visibilidad a lo que hay que sumar las distracciones causadas por reflejos y destellos. Lo mismo ocurre con los retrovisores, tanto interno como externos, ya que su falta de limpieza impide que veamos con claridad las maniobras de otros vehículos y, por tanto, aumenta la posibilidad de sufrir una colisión. Otra zona fundamental es la de los faros. Si estos permanecen sucios, no iluminan de manera adecuada y restan visibilidad, lo que también puede comprometer nuestra seguridad. Si dirigimos nuestra atención al interior del vehículo, su falta de limpieza también puede suponer un riesgo. En este caso hay que estar atentos al estado de la alfombrilla del conductor, ya que, si está muy sucia o rota, existe un riesgo real de que se meta entre los pedales o de que el calzado se atasque, impidiendo el uso correcto del embrague, acelerador o freno. Llevar el coche sucio es, salvando las distancias, como llevar los zapatos sucios. Dice muy poco (o mucho) de su dueño, pero nada bueno. En Sergetrans cuidamos constantemente el estado de nuestros camiones y furgonetas, por seguridad y, como no podía ser de otra manera, por imagen de marca y respeto a nuestros clientes. La próxima vez que tengas el coche sucio, no esperes a que la lluvia haga el trabajo de limpiarlo por...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies