La primavera la conducción altera

La primavera la conducción altera

Llega la estación del año preferida mayormente por los románticos empedernidos. Los días se alargan y el campo, plantas de flores incluidas, despiertan de su largo letargo invernal. Todo muy bonito, sí… Excepto para ese 30% de la población que se estima que padece alergia al polen. Un porcentaje importante de conductores que se estima que irá subiendo en los próximos años. Y no es ninguna tontería. Conducir con picor de nariz y/o ojos, estornudos, tos o dificultades respiratorias, no es precisamente fácil. De hecho, estornudar durante cinco segundos al volante, equivale a recorrer 140 metros de distancia a ciegas. Afortunadamente podemos tomar una serie de medidas que nos harán más fácil la conducción. Por supuesto, la principal es mantener las ventanillas de nuestro vehículo cerradas. Algo que, hoy en día, con el aire acondicionado, se antoja bastante fácil. También es importante mantener los filtros lo más limpios posible, lo que significa cambiarlos con cierta frecuencia. Y por supuesto, añadir a nuestra indumentaria unas gafas de sol, lo que evitará en parte el lagrimeo y la sensibilidad al sol. Además, seguro que parecemos más molonos. También debemos conocer los posibles efectos secundarios que la medicación que tomamos para nuestra alergia. Evitar el alcohol por las posibles interacciones que se puedan producir mejorará también nuestra seguridad. Y procurar no conducir tanto al amanecer como al anochecer, ya que son los momentos en los que se da una mayor concentración de polen.  Una buena idea puede ser también utilizar apps que nos informen de la evolución de esas concentraciones. Por último, ten en cuenta que aproximadamente la mitad de los alérgicos padecen alteraciones del sueño, lo que puede llevar a sufrir somnolencia cuando se está al volante. ¿La buena noticia? Que lo normal es que esta situación no dure más de dos meses al...

Leer Más

Los tramos de carretera más peligrosos de España

Los tramos de carretera más peligrosos de España

Carretera convencional de una sola calzada, con una intensidad de tráfico de menos de diez mil vehículos al día y con intersecciones a nivel. Este es el retrato robot de los perfiles de vías con un mayor riesgo de accidente en nuestro país. Según un informe del programa de evaluación de riesgo en carretera, España cuenta con un 13,2% de su red de carreteras que entran en esta clasificación. O lo que es lo mismo, un total de 3.264 kilómetros de los 24.805 analizados. La buena noticia es que hace un año, el porcentaje subía hasta el 14%. El estudio se basa en datos recogidos de los accidentes producidos en los tres últimos años, teniendo en cuenta su gravedad y las características de la carretera. Entre los elementos a valorar también se incluye la intensidad circulatoria. El estudio elimina los tramos con menos de dos mil vehículos al día y con longitud inferior a los cinco kilómetros. El ranking, por orden de peligrosidad, es el siguiente: N-435. Tramo: km 33,4 – 45,9 (Badajoz) N-120. Tramo: km 535,2 – 549,5 (Lugo) N-630. Tramo: km 66,6 – 87,1 (Asturias) N-547. Tramo: km 47,3 – 54,8 (A Coruña) N-260. Tramo: km 193,9 – 204,4 (Lleida) N-629. Tramo: km 33,7 – 48 (Burgos) N-640. Tramo: km 226,5 – 238,6 (Pontevedra) N-625. Tramo: km 18,2 – 29,7 (León) N-260. Tramo: km 117,3 – 179,5 (Girona) N-230. Tramo: km 133,4 – 145,5 (Lleida) La comunidad autónoma que presenta un tanto por ciento más elevado de este tipo de vías es Cantabria con el 20,87%. Le siguen Aragón (18,84%), Castilla y León (15,58%) y el Principado de Asturias (15,30%). Por otro lado, existen un total de 17 puntos negros, en los que se han producido una media de 143 accidentes mortales o graves al año, que dejan 36 muertos y 144 heridos graves....

Leer Más