Sobre el uso de la sal en las carreteras

Publicado por en 12, Mar, 2018 en Blog | 0 Comentarios

Sobre el uso de la sal en las carreteras

El invierno que estamos viviendo está siendo especialmente duro en lo que a las carreteras se refiere. Hacía tiempo que no había tanta nieve a lo largo de gran parte de la geografía nacional.

 

Las bajas temperaturas y las precipitaciones son las culpables de una situación que, debido al cambio climático que se está produciendo a nivel global, da la impresión de que cada vez va a ser más anómala.

Cuando hay presencia de nieve en la calzada, inmediatamente se vierte sal, lo que hace que baje su punto de fusión y en lugar de convertirse en hielo a cero grados lo haga a una temperatura más baja.

Cada año, las carreteras de nuestro país reciben entre 300.000 y 500.000 toneladas de sal, un 7% de la producción nacional de este producto. Su uso, no obstante, no debe hacerse de manera indiscriminada ya que afecta tanto a la calzada, haciendo que se deteriore más rápidamente, como a los vehículos. Vamos a centrarnos en los daños principales que afectan a estos.

La sal es muy corrosiva y los vehículos que circulan por las carreteras bañadas por ella sufren esta exposición a través de daños principalmente en la carrocería, en la pintura y en las llantas. También puede provocar una mayor oxidación de elementos como el tubo de escape, los amortiguadores, frenos y el radiador.

Por ello, en época de nevadas es importante lavar los vehículos con asiduidad, no dejando pasar más de una semana sin hacerlo. Para ello, lo mejor es utilizar agua en abundancia y jabones neutros. Y si la operación puede hacerse de manera manual, mejor todavía. En caso de llevar el coche al túnel de lavado, lo más recomendable es utilizar programas de alta presión y espumas que logren disolver la sal, sin olvidarnos, obviamente, de los bajos de la carrocería y las llantas.

El uso de ceras ayuda a proteger la pintura de la carrocería a través de la película que deja sobre la superficie, además de mantener el vehículo limpio por más tiempo. Tampoco hay que olvidarse, un vez acabada la limpieza, de secar el coche, con el fin de evitar la formación de hielo.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 − = siete

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies