Cómo utilizar correctamente las luces de mi vehículo

Cómo utilizar correctamente las luces de mi vehículo

Las luces de nuestro vehículo son necesarias no sólo para ver, sino para que nos vean. Su utilización correcta nos puede evitar más de un susto y seguro que algún alcance. Un importante matiz a tener en cuenta es que las luces de día, que son obligatorias desde 2012 funcionan de manera independiente a las de posición traseras, por lo que en caso de niebla o de lluvia durante el día el coche que tengamos detrás puede que no nos vea correctamente. Hay un sencillo truco para determinar si es necesario encender las luces de nuestro coche.: se trata de comprobar si vemos, ya sea por delante o por los laterales, la sombra de nuestro vehículo. Eso significa que el sol está muy bajo y deslumbra a los conductores que nos encontramos de frente. Por tanto, será necesario encender las luces de cruce para facilitar que nos vean. Si necesitamos bajar el sol, también es un indicativo de activar el alumbrado, solo que se trata de una situación a la inversa. A la hora de entrar en un túnel, el encendido automático del alumbrado tarda unos segundos en activarse, por lo que durante esos instantes seremos invisibles. Por tanto, conviene encender también las luces de cruce. En caso de llevar las luces de día tendremos el mismo problema, ya que no se activan las traseras y puede que el vehículo que nos siga no nos vea. En casos de lluvia o niebla es conveniente encender también las luces de cruce en lugar de las de posición o mantener las de día, para garantizar que nos ven. Por la noche es mejor evitar el piloto de niebla trasero, a menos que esta sea muy densa, ya que resulta muy molesto para el resto de conductores. Otra razón para no encender el piloto trasero antiniebla, a menos que sea estrictamente necesario, es que su uso impide que destaquen las luces de freno y por lo tanto corremos el riesgo de sufrir un...

Leer Más

El uso del carril izquierdo

El uso del carril izquierdo

El Reglamento General de Circulación indica que los vehículos deben circular por norma general por el carril que se sitúa más a la derecha, dando vía libre a utilizar el resto coincidentes en el mismo sentido si las circunstancias del tráfico lo aconsejan. Pero siempre que no se entorpezca la marcha de otros vehículos.   En las últimas semanas se ha estado hablando frecuentemente de este asunto porque la Dirección General de Tráfico ha anunciado que ha comenzado a multar a algunos conductores por circular por el carril izquierdo sin justificación alguna. Y las sanciones, que se consideran como graves, han llegado a los 200 euros.   Y es que, según los datos que anuncia la DGT, el porcentaje de uso de lo que llaman el “síndrome del carril izquierdo” llega al 60% en las vías de dos carriles. Este comportamiento favorece el aumento de las retenciones, los frenazos y los alcances. Las autoridades de tráfico quieren recuperar el uso tradicional del carril izquierdo: adelantar.   Y aunque existen opiniones para todos los gustos, parece ser que la mayoritaria es que se debe sancionar a quienes no cumplan con una obligación que, al final, beneficia a todos los conductores. Circular por los carriles de la izquierda sin necesidad supone un riesgo porque obliga a otros vehículos a adelantar por la derecha, lo que tampoco es una maniobra legal.   Es importante recordar que esta norma cambia cuando se circula se circula con vías urbanas. En este caso, cuando existen dos carriles hacia el mismo sentido, los conductores podrán elegir el que más le convenga en función de su destino. Pero siempre que no se entorpezca a los demás vehículos. El carril elegido no se debe abandonar a no ser que necesitemos cambiar de dirección, adelantar o estacionar. Por lo tanto, el tan molesto zigzag al que algunos están abonados, no está...

Leer Más

Sobre el uso de la sal en las carreteras

Sobre el uso de la sal en las carreteras

El invierno que estamos viviendo está siendo especialmente duro en lo que a las carreteras se refiere. Hacía tiempo que no había tanta nieve a lo largo de gran parte de la geografía nacional.   Las bajas temperaturas y las precipitaciones son las culpables de una situación que, debido al cambio climático que se está produciendo a nivel global, da la impresión de que cada vez va a ser más anómala. Cuando hay presencia de nieve en la calzada, inmediatamente se vierte sal, lo que hace que baje su punto de fusión y en lugar de convertirse en hielo a cero grados lo haga a una temperatura más baja. Cada año, las carreteras de nuestro país reciben entre 300.000 y 500.000 toneladas de sal, un 7% de la producción nacional de este producto. Su uso, no obstante, no debe hacerse de manera indiscriminada ya que afecta tanto a la calzada, haciendo que se deteriore más rápidamente, como a los vehículos. Vamos a centrarnos en los daños principales que afectan a estos. La sal es muy corrosiva y los vehículos que circulan por las carreteras bañadas por ella sufren esta exposición a través de daños principalmente en la carrocería, en la pintura y en las llantas. También puede provocar una mayor oxidación de elementos como el tubo de escape, los amortiguadores, frenos y el radiador. Por ello, en época de nevadas es importante lavar los vehículos con asiduidad, no dejando pasar más de una semana sin hacerlo. Para ello, lo mejor es utilizar agua en abundancia y jabones neutros. Y si la operación puede hacerse de manera manual, mejor todavía. En caso de llevar el coche al túnel de lavado, lo más recomendable es utilizar programas de alta presión y espumas que logren disolver la sal, sin olvidarnos, obviamente, de los bajos de la carrocería y las llantas. El uso de ceras ayuda a proteger la pintura de la carrocería a través de la película que deja sobre la superficie, además de mantener el vehículo limpio por más tiempo. Tampoco hay que olvidarse, un vez acabada la limpieza, de secar el coche, con el fin de evitar la formación de...

Leer Más

Recomendaciones para conducir con nieve

Recomendaciones para conducir con nieve

El invierno ha tardado en venir, pero desde su llegada hemos tenido, a lo largo de toda la península, unos cuantos episodios de nieve que han cortado carreteras y atrapado a conductores. La aparición de nieve y hielo multiplica los riesgos en la carretera y es el origen de un gran número de accidentes. Vamos a repasar una serie de consejos que, en previsión de que el tiempo siga igual, sin duda nos vendrán muy bien. En primer lugar, es recomendable llevar siempre durante los meses de frío un juego de cadenas para nuestros neumáticos. Tras el atrapamiento de conductores en la AP-6, se está hablando de que quizá la DGT lo convierta en una medida obligatoria. Con el fin de poder utilizar la calefacción si nos quedamos atascados, hay que procurar circular siempre con el depósito de carburante lo más lleno posible. La conducción debe realizarse de manera más suave e intentando evitar los volantazos. Sin cadenas o sin neumáticos de nieve, es muy habitual que derrapemos si encontramos placas de hielo. Los frenos deben utilizarse con cuidado y nunca de manera brusca. En caso de que te quedes atrapado en la nieve, procura iniciar la marcha de la manera más suave que puedas y siempre con la dirección recta. Olvídate de pisar a fondo el acelerador, porque en ese caso tienes todas las papeletas para que te patinen las ruedas. Intenta llevar agua y mantas en el coche, por si las paradas se prolongan más de lo deseable. Llevar un poco de comida también te vendrá muy bien. Circula siempre con la marcha más larga que puedas y a un bajo nivel de revoluciones procurando, además, que tu vehículo no sufra pérdidas de tracción por un exceso de fuerza. Y, sobre todo, si hace mal tiempo, lánzate a la carretera solamente si es...

Leer Más

Recomendaciones para conducir en otoño

Recomendaciones para conducir en otoño

Con la entrada del otoño, los días se hacen más cortos y, por consiguiente, hay menos luz. También es el momento en que empiezan a caer las lluvias, aparecen los bancos de niebla y las primeras heladas. Todos ellos, fenómenos atmosféricos que pueden poner a prueba nuestra pericia al volante. Sin dejar de lado el respeto a las normas básicas de circulación, entre las que destacan el uso del cinturón, los límites de velocidad y la distancia de seguridad, entran en juego una serie de parámetros que hay que tener en cuenta para no llevarnos ningún disgusto. Tras el verano, es el momento de revisar las escobillas del limpiaparabrisas y el estado tanto de los frenos como de los neumáticos (cuyo dibujo debe tener un mínimo de 1,6 milímetros). A la hora de realizar un viaje también es importante consultar el estado del tiempo, ya que resulta muy cambiante en esta época del año. Por otro lado, es importante tener en cuenta que los cambios atmosféricos producen tensión nerviosa y fatiga visual, lo que puede traducirse en una disminución de la atención y un posible accidente. En cualquier caso, cuando nos encontremos con la lluvia debemos evitar frenar con brusquedad para impedir el aquaplanning. También debemos estar alertas a la posibilidad de que aumente la distancia de frenado debido al agua que puede haber en la calzada. Y por supuesto, levantar el pie del acelerador.Y si de día debemos estar atentos, por la noche debemos extremar las precauciones en la conducción. Si bien, el tráfico disminuye una media del 60%, durante estas horas del día casi la mitad de los accidentes que se producen son mortales. Por último, no debemos olvidar que, precisamente, en estos días se produce el cambio de hora al horario de invierno, lo que puede provocar cansancio y fatiga que eleva el riesgo en la...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies