Llegan los fríos: cómo desempañar los cristales del vehículo

Llegan los fríos: cómo desempañar los cristales del vehículo

Una de las mayores incomodidades con las que nos encontramos en nuestros vehículos con las bajadas de las temperaturas es que los cristales se empañan y nos impiden una correcta visibilidad. Su origen está en que el vapor de agua que hay en el ambiente se adhiere en la cara interior de los cristales, debido a la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior. Probablemente lo primero que se nos pase por la cabeza para solventar este problema sea desempañar el cristal frotándolo con un papel un trapo o la manga de nuestra camisa o jersey. Una solución rápida pero poco acertada ya que quedará manchado y se volverá a empañar en poco tiempo. Lo mejor que podemos hacer para despejar el parabrisas es dirigir el aire caliente de la calefacción a máxima potencia al foco del problema para compensar el frío del exterior. Para impedir que los cristales se vuelvan a empañar una vez que nos hemos puesto en marcha, hay que mantener una temperatura adecuada dentro de nuestro vehículo. Lo ideal es que esté entre los 18 y 19 grados. Recuerda que cuanto más subas la temperatura mayor será el gasto de combustible y el agobio que puedas sentir por el calor. Es posible que además del vaho nos encontremos con una capa de hielo sobre el parabrisas. Si es así, la mejor opción es arrancar el coche y conectar al máximo la calefacción y la luneta térmica. Si a ello sumamos un rascador, en poco tiempo tendremos el coche listo para poder circular con él. Otra posibilidad es verter un poco de alcohol sobre el hielo, ya que tiene un punto de congelación más bajo que el del agua. Ten en cuenta que usar alcohol puede perjudicar a los limpiaparabrisas, pero es una solución eficaz. Lo que no debes hacer nunca es verter agua caliente, ya que posiblemente el parabrisas se romperá debido al contraste...

Leer Más

La primavera la conducción altera

La primavera la conducción altera

Llega la estación del año preferida mayormente por los románticos empedernidos. Los días se alargan y el campo, plantas de flores incluidas, despiertan de su largo letargo invernal. Todo muy bonito, sí… Excepto para ese 30% de la población que se estima que padece alergia al polen. Un porcentaje importante de conductores que se estima que irá subiendo en los próximos años. Y no es ninguna tontería. Conducir con picor de nariz y/o ojos, estornudos, tos o dificultades respiratorias, no es precisamente fácil. De hecho, estornudar durante cinco segundos al volante, equivale a recorrer 140 metros de distancia a ciegas. Afortunadamente podemos tomar una serie de medidas que nos harán más fácil la conducción. Por supuesto, la principal es mantener las ventanillas de nuestro vehículo cerradas. Algo que, hoy en día, con el aire acondicionado, se antoja bastante fácil. También es importante mantener los filtros lo más limpios posible, lo que significa cambiarlos con cierta frecuencia. Y por supuesto, añadir a nuestra indumentaria unas gafas de sol, lo que evitará en parte el lagrimeo y la sensibilidad al sol. Además, seguro que parecemos más molonos. También debemos conocer los posibles efectos secundarios que la medicación que tomamos para nuestra alergia. Evitar el alcohol por las posibles interacciones que se puedan producir mejorará también nuestra seguridad. Y procurar no conducir tanto al amanecer como al anochecer, ya que son los momentos en los que se da una mayor concentración de polen.  Una buena idea puede ser también utilizar apps que nos informen de la evolución de esas concentraciones. Por último, ten en cuenta que aproximadamente la mitad de los alérgicos padecen alteraciones del sueño, lo que puede llevar a sufrir somnolencia cuando se está al volante. ¿La buena noticia? Que lo normal es que esta situación no dure más de dos meses al...

Leer Más

Consejos para mantener tu coche durante el confinamiento por Coronavirus

Consejos para mantener tu coche durante el confinamiento por Coronavirus

Estamos viviendo una situación de película, con más de la mitad de la población confinada en sus casas para parar la expansión del Coronavirus. Muchas ciudades han notado ya la bajada de la contaminación por la limitación en la circulación de vehículos. El lado negativo es que mantener tanto tiempo parados nuestros vehículos puede suponer un problema a la hora de volver a ponerlos en marcha. Por ello, os hacemos unas recomendaciones para que arranquen sin problema. Estacionamiento Lo ideal sería mantenerlo en un garaje, pero no siempre es posible. Es importante saber que el virus, depositado en la carrocería metálica puede mantenerse activo durante un tiempo.  La buena noticia es que temperaturas por encima de los 26 grados, posiblemente lo destruyen. Por tanto, tener el coche al sol puede ser una buena idea. Batería Es una de las partes que más sufren si no movemos el vehículo y, según su edad y características, puede llegar a descargarse completamente. Si desconectamos el borne negativo, ampliaremos la conservación de la carga durante unas semanas. No obstante, antes de realizar esta acción es mejor consultar el manual de mantenimiento, ya que podríamos desconfigurar el sistema electrónico con el consiguiente problema a la hora del arranque. Neumáticos El riesgo en este caso se encuentra en la deformación. Una solución es inflarlos un 25% por encima de la presión ideal o, en caso contrario, mover el coche unos centímetros cada semana para que el peso no descanse siempre en la misma parte. Por supuesto, cuando acabe la cuarentena, deberemos medir la presión de nuevo. Combustible Es importante mantener más de la mitad de su capacidad con el fin de que no se formen sedimentos o se condense la humedad. Y cuando todo vuelva a la normalidad, porque volverá, es interesante limpiar y desinfectar las partes interiores que solemos tocar. Recuerda que un estudio arrojó que el volante de los coches cuatriplica la presencia de bacterias que puede tener un servicio...

Leer Más

Cómo quitar el hielo del parabrisas

Cómo quitar el hielo del parabrisas

Nos encontramos en pleno invierno y, lo más habitual, si nuestro coche no duerme en garaje es que por las mañanas nos encontremos que el parabrisas tiene una, más o menos, fina capa de hielo. A ello se le une que normalmente llegamos a nuestro vehículo con el tiempo justo para arrancarlo y encaminarnos a nuestro destino, normalmente laboral. Tal como asevera la sabiduría popular, las prisas nunca son buenas. En este caso, tampoco. Y hay dos trucos que nunca deberíamos cometer para quitar el hielo del parabrisas si no queremos que esta acabe roto o inutilizado. El primero de estos errores es verter agua caliente. Lo más probable en este caso es que acabemos con el parabrisas roto. ¿La razón? Pues que está formado por dos láminas de vidrio muy finas pegadas a otra de material plástico cuya función es que, en caso de rotura, los trozos del cristal se queden unidos. El agua caliente sobre la lámina de vidrio frío provoca un golpe térmico que, seguramente lo romperá. La otra mala idea es verter sal. Se nos puede venir a la mente tal ocurrencia ya que, al fin y al cabo, la sal se vierte sobre la carretera. Pero su función principal no es derretir el hielo, lo que haría de una manera muy lenta, si no evitar que se forme. Echar sal sobre el parabrisas lo que puede provocar es que rayemos este e incluso, debido a su corrosividad, dañemos la chapa. Por ello, la mejor solución es mezclar en un recipiente con boca de spray una parte de agua con dos de alcohol y pulverizarla directamente sobre el hielo. El punto de congelación del alcohol es sensiblemente más bajo que el del agua, por lo que el hielo se derretirá rápidamente. El otro truco que podemos usar es aplicarnos con un rascador. Pero siempre será más lento y trabajoso....

Leer Más

Ojo a la última estafa con la excusa de una multa

Ojo a la última estafa con la excusa de una multa

Los amigos de lo ajeno aprovechan cualquier momento para hacerse con nuestro dinero o nuestros datos personales o bancarios, que al final vienen a ser lo mismo Y la Navidad es un buen momento, ya que aumentan los desplazamientos por carreteras, con la exposición a posibles infracciones de tráfico y, el consiguiente engaño Por eso, la Guardia Civil ha alertado sobre una estafa recurrente que, durante estos días, vive un cierto repunte. Es posible que en tu correo electrónico recibas una notificación que, supuestamente, llegará de un remitente que parece ser la Dirección General de Tráfico. En ella, se te informará que se te ha puesto una multa por exceso de velocidad. Y, como no, se te mostrará un enlace al que podrás acceder a la foto de la infracción. ¿Quién se resiste a comprobar la carga de la prueba? El problema viene en el momento en que haces el tan fatídico clic al enlace que te ofrecen, ya que se instalará un programa en tu ordenador que dará acceso total a los estafadores, con lo que podrán, entre otras acciones, robar tus contraseñas bancarias, o monitorizar toda tu actividad en la red. Es importante recordar que, en caso de que te llegue una multa, no lo hará vía email. La DGT utiliza todavía el correo certificado. Puede parecer un recurso obsoleto, pero da mucha más confianza. No obstante, si te llega un correo similar y te inquieta la posible infracción, lo que puedes hacer es entrar en la sede electrónica de la DGT y buscar allí la posible sanción. En cuanto al mail, puedes comprobar la dirección del remitente y verás que no es de la DGT. Otra pista que te puede ayudar a identificar la estafa es que posiblemente estén ocultos los destinatarios, ya que se tratan de mensajes que se envían a cientos de direcciones al mismo tiempo. Cuantos más correos, más posibilidades de que alguien...

Leer Más