Sobre el uso de la sal en las carreteras

Sobre el uso de la sal en las carreteras

El invierno que estamos viviendo está siendo especialmente duro en lo que a las carreteras se refiere. Hacía tiempo que no había tanta nieve a lo largo de gran parte de la geografía nacional.   Las bajas temperaturas y las precipitaciones son las culpables de una situación que, debido al cambio climático que se está produciendo a nivel global, da la impresión de que cada vez va a ser más anómala. Cuando hay presencia de nieve en la calzada, inmediatamente se vierte sal, lo que hace que baje su punto de fusión y en lugar de convertirse en hielo a cero grados lo haga a una temperatura más baja. Cada año, las carreteras de nuestro país reciben entre 300.000 y 500.000 toneladas de sal, un 7% de la producción nacional de este producto. Su uso, no obstante, no debe hacerse de manera indiscriminada ya que afecta tanto a la calzada, haciendo que se deteriore más rápidamente, como a los vehículos. Vamos a centrarnos en los daños principales que afectan a estos. La sal es muy corrosiva y los vehículos que circulan por las carreteras bañadas por ella sufren esta exposición a través de daños principalmente en la carrocería, en la pintura y en las llantas. También puede provocar una mayor oxidación de elementos como el tubo de escape, los amortiguadores, frenos y el radiador. Por ello, en época de nevadas es importante lavar los vehículos con asiduidad, no dejando pasar más de una semana sin hacerlo. Para ello, lo mejor es utilizar agua en abundancia y jabones neutros. Y si la operación puede hacerse de manera manual, mejor todavía. En caso de llevar el coche al túnel de lavado, lo más recomendable es utilizar programas de alta presión y espumas que logren disolver la sal, sin olvidarnos, obviamente, de los bajos de la carrocería y las llantas. El uso de ceras ayuda a proteger la pintura de la carrocería a través de la película que deja sobre la superficie, además de mantener el vehículo limpio por más tiempo. Tampoco hay que olvidarse, un vez acabada la limpieza, de secar el coche, con el fin de evitar la formación de...

Leer Más

Consejos para que la batería no se descargue con el frío

Consejos para que la batería no se descargue con el frío

La batería es uno de los elementos más importantes de nuestro vehículo ya que, sin ella, el motor no puede arrancar. Las bajas temperaturas que estamos viviendo estas semanas pueden afectar de manera directa a su rendimiento e, incluso, provocar su descarga.   Por lo general, la vida útil de una batería se prolonga hasta los siete años, siempre que tengamos en cuenta una serie mínima de cuidados. La buena noticia es que, aunque nos toque cambiarla, los precios, comparados con otros elementos del vehículo, son bastante moderados.   No utilizar el coche con regularidad es uno de los principales motivos por los que se nos puede descargar la batería. Para prevenirlo, es conveniente arrancarlo cada dos semanas aproximadamente y dar una vuelta de aproximadamente 15 minutos, con lo que lograremos que el alternador la cargue.   Por otro lado, para cuidarla batería es conveniente tener apagada calefacción, luces y radio y pisando el embrague hasta el fondo, si el coche es de cambio manual, con lo que evitaremos tener que mover toda la transmisión. Por cierto, los trayectos cortos también afectan su rendimiento.   En el caso de que se nos haya descargado la batería, una de las soluciones más rápidas es ayudarnos de unas pinzas y otro coche. Para quienes no quieren complicarse y tengan un poco de tiempo, siempre pueden llamar al servicio de ayuda en carretera de su seguro.   Si estamos intentando arrancar el vehículo, es mejor no forzar con la llave más de cinco segundos seguidos. En caso de no conseguirlo, podemos volver a intentarlo en intervalos de 10 segundos.   Procura mantener limpios los bornes de la batería y aplica grasa o vaselina protectora. También hay que mantener limpios los orificios de los tapones ya que existe la posibilidad de una explosión si se obstruye la salida de los gases que se producen en su interior por las reacciones químicas....

Leer Más

Recomendaciones para conducir con nieve

Recomendaciones para conducir con nieve

El invierno ha tardado en venir, pero desde su llegada hemos tenido, a lo largo de toda la península, unos cuantos episodios de nieve que han cortado carreteras y atrapado a conductores. La aparición de nieve y hielo multiplica los riesgos en la carretera y es el origen de un gran número de accidentes. Vamos a repasar una serie de consejos que, en previsión de que el tiempo siga igual, sin duda nos vendrán muy bien. En primer lugar, es recomendable llevar siempre durante los meses de frío un juego de cadenas para nuestros neumáticos. Tras el atrapamiento de conductores en la AP-6, se está hablando de que quizá la DGT lo convierta en una medida obligatoria. Con el fin de poder utilizar la calefacción si nos quedamos atascados, hay que procurar circular siempre con el depósito de carburante lo más lleno posible. La conducción debe realizarse de manera más suave e intentando evitar los volantazos. Sin cadenas o sin neumáticos de nieve, es muy habitual que derrapemos si encontramos placas de hielo. Los frenos deben utilizarse con cuidado y nunca de manera brusca. En caso de que te quedes atrapado en la nieve, procura iniciar la marcha de la manera más suave que puedas y siempre con la dirección recta. Olvídate de pisar a fondo el acelerador, porque en ese caso tienes todas las papeletas para que te patinen las ruedas. Intenta llevar agua y mantas en el coche, por si las paradas se prolongan más de lo deseable. Llevar un poco de comida también te vendrá muy bien. Circula siempre con la marcha más larga que puedas y a un bajo nivel de revoluciones procurando, además, que tu vehículo no sufra pérdidas de tracción por un exceso de fuerza. Y, sobre todo, si hace mal tiempo, lánzate a la carretera solamente si es...

Leer Más

Como salir de un coche que se hunde en el agua

Como salir de un coche que se hunde en el agua

En estos días hemos visto llover como hace tiempo que no ocurría en diferentes puntos de nuestro país, especialmente en la zona mediterránea y el sur. Las trombas caídas producen riadas que, en cuestión de segundos, son capaces de arrastrar coches, con resultados que pueden ser fatales para sus ocupantes. Lo cierto es que nadie está libre de sufrir un accidente de este tipo por lo que vamos a repasar una serie de medidas que podrían salvarnos la vida. Ten en cuenta que un coche tarda, aproximadamente, un minuto en hundirse. En primer lugar, y aunque no te lo creas, lo mejor es no quitarse el cinturón hasta el momento justo en el que vayas a hacer el movimiento de evacuación. ¿La razón? La fuerza del agua entrando en el habitáculo te puede desplazar u desorientar, alejándote de la que debería ser tu vía de escape. Por otro lado, hay que intentar mantener la calma (por lo menos intentarlo) y perder el menor tiempo posible. Por tanto, lo mejor es tratar de salir por la puerta antes de que la presión impida su apertura. En caso de que no sea posible, habrá que intentar salir por las ventanas. Pero romper los cristales es muy difícil. El parabrisas, casi imposible. El mejor sitio para intentar romper las ventanillas es el centro, pero hay que hacerlo antes de que el coche se llene de agua, porque luego es difícil hacer fuerza. En el caso de que sean varias las personas que se encuentren dentro del habitáculo, hay que coordinarse antes de hacer ningún intento de escapada, con el fin de que todas se puedan salvar. Una vez que hayamos escapado, debemos nadar para alejarnos lo más posible del vehículo. En el caso de encontrarnos desorientados, lo mejor es seguir las burbujas de aire, que nos guiarán directamente hasta la superficie....

Leer Más

Recomendaciones frente a un atasco

Recomendaciones frente a un atasco

Con la llegada del mal tiempo, es más habitual que nos encontremos con los temidos atascos en la carretera. Los días de lluvia incrementan de manera evidente los accidentes y estos producen los atascos. Lo ideal sería poder huir de ellos (los navegadores e incluso la información radiofónica pueden ser una buena ayuda) pero cuando ya no hay remedio, es importante seguir una serie de consejos que nos harán más llevadera esta procesión. La primera recomendación es evitar caer en la tentación de cambiar de carril. Siempre vamos a tener la sensación de que el nuestro es el que menos avanza, pero se trata en la mayoría de los casos, de una percepción errónea. Además, estos cambios lo que provocan es una mayor ralentización general y un mayor estrés. Permanecer en el mismo carril nos ayudará (dentro de lo posible) a mantener una conducción mucho más relajada. También es importante mantener la distancia de seguridad. Respetarla en un atasco, cosa que pocas veces se hace, evitaría la gran cantidad de pequeños impactos que se producen por este motivo. Los cambios imprevisibles, tan de repente se avanza como se detienen los coches, hace imprescindible estar lo más alerta posible. En un atasco, además de nuestra paciencia, el mayor afectado es el embrague. Por tanto, es mejor pisarlo lo menos posible y mantener la palanca en punto muerto. Así lo haremos sufrir menos y prevendremos posible roturas o averías similares. El atasco nos hace olvidar también la importancia de señalizar las maniobras. Ya sea por la errónea sensación de que no es necesario, o porque no queremos dar pistas a los demás conductores, prescindimos en ocasiones de una acción que es fundamental y obligatoria cuando nos encontramos frente al volante. Por último, cuando estemos en un atasco hay tres consejos que debemos poner en práctica: paciencia, paciencia y...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies