Conducir en invierno

Conducir en invierno

El invierno probablemente es, debido a las condiciones meteorológicas, la peor estación para conducir por las carreteras. Vamos a hacer un repaso a los problemas que nos pueden surgir en las vías y cómo debemos enfrentarnos a ellos, para conducir en invierno de forma segura. Viento Las rachas de viento fuerte pueden desplazar el vehículo o hacer que vuelque. Lo mejor es reducir la velocidad porque el efecto del aire disminuye, sujetar el volante con fuerza y tener mucho cuidado con el paso de zonas protegidas a desprotegidas, y viceversa. Y sobre todo prestar mucha atención a la hora de adelantar vehículos voluminosos. Lluvia El momento más delicado es cuando comienza, ya que el agua se mezcla con la suciedad de la calzada, el aceite y otros restos, creando una superficie muy resbaladiza. Y, por tanto, peligrosa. Es conveniente mantener una cierta distancia con el resto de vehículos para evitar el efecto spray, que se produce con el agua que evacúan los neumáticos y que reduce sensiblemente la velocidad. Cuando llueva, encienda las luces de cruce aunque sea de día, tanto para ver mejor como para ser visto por el resto de conductores. Es importante anticipar el inicio de las frenadas y hacerlo siempre con el volante recto, con lo que aprovecharemos la máxima capacidad de retención del vehículo Ventile el interior del vehículo con el aire acondicionado y la calefacción para evitar que los cristales se empañen, cosa que ocurre por la diferencia de temperatura y la humedad. Nieve Iniciar la marcha en segunda, para evitar que se transmita la potencia del motor con excesiva brusquedad. Reduzca la velocidad lo máximo posible para contrarrestar la falta de adherencia. Use marchas largas y gire el volante con suavidad, revolucionando el motor lo menos posible. Utilice las huellas que han dejado los coches que han pasado antes que el suyo. Extreme la precaución en las zonas de sombra, ya que la nieve probablemente se haya convertido en hielo, lo que hace más peligrosa, si cabe, la conducción. Niebla Encienda inmediatamente las luces de cruce y las antiniebla. No use las luces largas, porque con ellas se ve peor, debido a las gotas de agua que hay en suspensión. Disminuya la velocidad y aumente la distancia de seguridad con el vehículo que le...

Leer Más

Cómo colocar las cadenas a tu coche

Cómo colocar las cadenas a tu coche

La navidad ya ha pasado, pero todavía nos queda lo más crudo del invierno. Durante los próximos días se anuncian bajadas de temperatura a lo largo y ancho de toda la península. Lo que equivale, en muchos casos, a nieve y hielo en las carreteras. Por ello, se hace imprescindible cargar en nuestro vehículo un juego de cadenas. Lamentablemente, con llevarlas no basta. Hay que saber ponerlas. Y, aunque puede parecer una maniobra sencilla, si no lo has practicado con anterioridad, posiblemente no seas capaz de montarlas con temperaturas gélidas, viento, nieve y el coche con tu familia dentro. Por eso, desde Sergetrans, te ofrecemos una serie de consejos para que poner las cadenas no se convierta en un problema: Debemos situar nuestro vehículo en un lugar plano y colocar las cadenas en las ruedas tractoras que, normalmente, son las delanteras. En el caso de tener un 4X4, habrá que colocarlas tanto delante como detrás. Antes de montar las cadenas debemos estirarlas completamente y pasar un extremo por detrás de la rueda sin que ninguna parte quede atrapada. Después, levantaremos los dos extremos del aro y los engancharemos en el centro para que este quede en la parte interior de la rueda. Por último, debemos enganchar la cadena de color a un extremo de la principal y tensar lo máximo posible. Pero como una imagen vale más que mil palabras, te dejamos un enlace a un vídeo del RACE donde podrás ver todo el proceso paso a paso. Recuerda que con las cadenas no se deben exceder los 50 kilómetros por hora de velocidad. Asimismo, deberás evitar conducir a base de acelerones y frenadas. Además, cuando acabe el tramo de nieve, deberás quitarlas cuanto antes ya que el recorrido del coche al frenar será sensiblemente mayor. Una vez usadas, deberás lavarlas y secarlas para que la sal no las dañe. Una opción muy recomendable a tener en cuenta es la de comprar unas cadenas de tela, que son mucho más fáciles de colocar. Son un poco más caras y, si las tienes que usar con asiduidad quizás te duren menos, pero merece la pena. No olvides que, ya sean las tradicionales o las de tela, deberías probar cómo colocar las cadenas antes de necesitarlas, lo que te ahorrará más de un...

Leer Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies