El síndrome del carril izquierdo

El síndrome del carril izquierdo

Se acerca el fin de año y los consabidos desplazamientos, tanto de nuestros camiones para el transporte de mercancías toda clase de mercancías como el de todo tipo de conductores para celebrar las fiestas, especialmente en las reuniones de familiares y amigos. Obviamente el uso de las autovías y autopistas se intensifica en estos días. Y la Dirección General de Tráfico aprovecha el momento para llamar la atención sobre el llamado “síndrome del carril izquierdo”. ¿Te suena? Seguro que sí, porque es una práctica bastante habitual en nuestras carreteras. No te descubrimos nada nuevo si te decimos que consiste en que los carriles izquierdo y central se llenan de vehículos mientras que el de la derecha se queda prácticamente vacío. Y aunque te parezca mentira, esta costumbre provoca no solo más retenciones, sino multitud de frenazos y los consabidos alcances. Por eso, la DGT recuerda que el carril izquierdo debe usarse exclusivamente para adelantar, y siempre sin sobrepasar el límite de velocidad. “No es para los que tienen prisa o tienen un coche más potente o les gusta correr más” afirman en un comunicado.  Por tanto, los carriles adicionales deben utilizarse para adelantar, tomar una salida de la vía o repartir el flujo de tráfico cuando hay alta densidad, peso no simplemente para circular por ellos. Incumplir esta norma puede suponer una sanción que llega hasta los 200 euros. Un daño colateral con el que podemos encontrarnos también, se produce al adelantar a otro vehículo que no vaya por el carril de la derecha. Sin importar a la velocidad que circule, aunque sea anormalmente baja, los adelantamientos deberemos hacerlos siempre por su izquierda. No hacerlo así, supone un riesgo de colisión. Y por supuesto, tampoco está permitido circular permanentemente por el carril de la izquierda, adelantando a otros vehículos...

Leer Más

Los españoles creemos que sabemos mucho sobre conducir

Los españoles creemos que sabemos mucho sobre conducir

Según un estudio de movilidad firmado por el foro de movilidad Alphabet, nueve de cada diez conductores españoles afirman que aprobarían de nuevo el carnet de conducir si tuvieran que volverse a examinar, aunque más de la mitad (57%) cree que tendría que aprender aspectos del reglamento vigente. Este aspecto viene a colación porque la Dirección General de Tráfico (DGT) está trabajando en un borrador con cambios tanto en la parte teórica como en la práctica de las pruebas para la obtención del permiso de conducción. Volviendo al estudio, sorprende observar que los conductores mayores de 61 años son los que más seguros se ven para pasar positivamente las pruebas. En cuanto a ciudades, los habitantes de Murcia y Badajoz encabezan la lista de los más seguros en aprobar. En el otro lado, se encuentran Madrid y Valladolid. En cuanto a su  tolerancia frente a determinadas infracciones al volante, como saltarte un semáforo en amarillo, el 30 por ciento de los encuestados aceptan que podrían aceptarlo siempre que no supongan un peligro para el tráfico rodado. Los más tolerantes, en este caso, son los jóvenes de entre 18 y 30 años. Si hablamos de ciudades, Pamplona, Valladolid o Bilbao son las más tolerantes, mientras que en el lado contrario se encuentran Palma de Mallorca, Badajoz y Sevilla. Todos estos datos aportan pistas para adaptar nuevas soluciones en los temas relacionados con la movilidad y la convivencia de todo tipo de vehículos con los peatones, tanto en vías urbanas como en carreteras. La realidad de la conducción evoluciona de forma constante, acompañada por las nuevas tecnologías que se implementan día a día tanto en los vehículos como en las vías. Por tanto, industrias, empresas del ramo y Administración tienen la obligación de buscar nuevas soluciones a los retos que se avecinan.  ...

Leer Más

Circulación a 90 km/h

Circulación a 90 km/h

El pasado 9 de enero, entró en vigor el cambio en el límite de velocidad en carreteras convencionales, que se reduce a 90 km/h. Según datos de la Dirección General de Tráfico, se han sustituido un total de 2.719 señales, labor cuyo coste ha ascendido a 526.000 euros. La medida, anunciada hace unas semanas por el Director General de Tráfico, Pere Navarro, tiene como objetivo principal disminuir el número de accidentes en este tipo de vías, que el año pasado sumó un total de 877 fallecidos, la mayoría de ellos debido a un exceso de la velocidad. Está comprobado que, cuanto menor sea la velocidad, menos son los daños personales que se producen. El 40% de los siniestros con víctimas mortales se han identificado como salidas de la vía y el 27% colisiones frontales. La mayoría de ellos se interpretan por la pérdida del control al volante provocada por el exceso de velocidad mencionado. Por otro lado, también se pretende unificar la velocidad con la mayoría de los países europeos, en los que se ha limitado la velocidad en estas vías en las que no existe una separación física de sentido. Suecia y Holanda, dos países que lideran la seguridad vial, han decidido ir más allá y limitar la velocidad hasta los 80 kilómetros por hora. Hay que recordar que, en condiciones óptimas de conducción, con carreteras en buen estado, la distancia de frenado circulando a 90 kilómetros por hora es de 70 metros. Si la velocidad aumenta a 100, la distancia necesaria suma 14 metros más. El campo de visión del conductor también se ve afectado por la velocidad de circulación. A 65 kilómetros por hora es de 70 grados mientras que si la velocidad aumenta a 100 kilómetros por hora, el citado ángulo de visión se reduce hasta los 42...

Leer Más

Trucos que no funcionan para burlar un control de alcoholemia

Trucos que no funcionan para burlar un control de alcoholemia

Según los últimos datos publicados por la Dirección General de Tráfico, el 26% de los accidentes que se producen en las carreteras de nuestro país con víctimas mortales tienen como responsable el consumo de alcohol y drogas.   La última campaña de Tráfico, que desde hace unos días podemos ver en diferentes medios d comunicación, ahonda en este peligro, así como en las altas velocidades y el uso del móvil al volante. Como no podía ser de otra forma, a lo largo de los años se han ido creando una serie de leyendas urbanas que ofrecen fórmulas para engañar al alcoholímetro en caso de que nos encontremos con un control de alcoholemia. Vaya por delante que ninguna de ellas es efectiva. De hecho, la mejor prevención es no tomar ni una sola gota de alcohol a la hora de ponernos al volante. Entre esas supuestas medidas, se recomienda masticar granos de café, masticar chicle, beber aceite o leche, hacer ejercicio físico o esperar dos horas para coger el coche. Como decíamos, ninguna de ellas será efectiva, ya que los alcoholímetros lo que hacen es medir la cantidad de etanol en la aspiración, ya sea a través de un sensor de infrarrojos o, más recientemente, a través de una célula electroquímica. Pero la propuesta de trucos no acaba aquí. Hay otra serie de ellos, que parecen más bien una burla a quien los intente utilizar. Entre ellos, masticar un poco de césped o chupar una batería de móvil. Como último recurso, se recomienda intentar convencer al agente de que no se ha bebido… Sí es cierto que a veces se producen falsos positivos: el uso de enjuagues bucales, algunos medicamentos o la fermentación de determinados alimentos a la hora de hacer la digestión, pueden hacer saltar la alarma.  No obstante, para ello, se habilita una segunda prueba. Tráfico regresa a la línea dura con una...

Leer Más

Europa ordena reducir las emisiones para 2030

Europa ordena reducir las emisiones para 2030

La Unión Europea ha aprobado una propuesta que endurecerá, a partir de 2025 los límites de las emisiones de dióxido de carbono tanto en automóviles como en furgonetas. El segundo paso parece que será un recorte de un 40% de las emisiones contaminantes globales para 2030, que se implementarán de manera escalonada. Los vehículos comerciales también se verán afectados. El objetivo de estas medidas en la reducción de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero como medida de lucha contra el cambio climático. Otras medidas deseadas son la mejora de la calidad del aire que se respira en las ciudades y el ahorro de combustible, para favorecer el bolsillo de los consumidores. Se pretende que los fabricantes garanticen que, a partir de 2030, el 35% de los coches y furgonetas que se vendan sean vehículos que consumen menos de 50 gramos de CO2 por cada kilómetro. O sea, los menos contaminantes. También se ha hecho especial hincapié en la necesidad de que la industria europea mantenga el liderazgo en el avance tecnológico del motor, poniendo especialmente el foco en las tecnologías eléctricas. Si no se está alerta en este momento de transición, dice la Unión Europea, se puede perder esa posición de cabeza. El desarrollo y la evolución que están teniendo las tecnologías de pilas de combustible prevé que en poco tiempo aumente de forma muy significativa la cuota de mercado tanto de los vehículos de baja emisión como de cero emisiones. Todas estas medidas llegan en un momento en que se ha demonizado la tecnología diésel y las ventas de este tipo de vehículos han caído drásticamente.  El temor a las restricciones en el acceso a las grandes ciudades y el presunto encarecimiento del gasoil, han llevado a muchos compradores a decidirse por los coches de gasolina o, si su bolsillo se lo permite, por los de tecnología...

Leer Más