La tecnología que se nos viene encima

La tecnología que se nos viene encima

Cuando se habla de avances tecnológicos, una de las cosas que primero se nos viene a la cabeza es lo que ha aportado el móvil a nuestras vidas. Pero vivimos rodeados de tecnología por todas partes. El mundo de la conducción es un claro ejemplo con las innovaciones que constantemente aparecen para hacernos más fácil el tránsito por las carreteras. Y claro está, el mundo del camión no podría quedarse atrás. De echo, en Sergetrans somos testigos constantes, desde hace años, de esta evolución. Por eso, vamos a hacer un repaso de algunas de las innovaciones de las que podremos disfrutar en los próximos años, relacionadas especialmente con la seguridad. Platooning .Se trata de una tecnología que conecta virtualmente una serie de camiones para sincronizando el frenado, dirección y aceleración. Un camión de cabecera marca la ruta y la velocidad, y otros vehículos reflejan su conducción. Es como un pelotón de camiones (se habla hasta de un máximo de 10), que actuar juntos reducirían los tiempos de entrega y el consumo de combustible, ya que el vehículo líder reduciría la resistencia aerodinámica del resto.  Camiones eléctricos Los vehículos eléctricos son una realidad especialmente en lo que a coches se refiere. La adaptación de los motores eléctricos para camiones camina un paso por detrás, aunque de manera firme. Se prevé que la cuota de marcado en 2030 alcance el 15% y que en 2025 se alcance la paridad de costos con el diésel. Obviamente, tienen que mejorar tanto los tiempos de carga, la distribución de los puntos de recarga como la cantidad de kilómetros que puedan realizar. Un aspecto muy interesante es el bajo nivel sonoro de los motores, lo que permitirá cargas y descargas nocturnas en zonas urbanas, con el consiguiente ahorro de tiempos. Vehículos autónomos Las pruebas que realizan tanto Tesla como Google, aventuran que en pocos años, será habitual encontrar en las carreteras utilitarios sin conductor. El siguiente paso serán los camiones. Pero desde nuestra experiencia, vaticinamos que los conductores de camiones seguirán siendo imprescindibles, pero podrán realizar en el camión otras tareas complementarias, así como realizar los consiguientes descansos con el vehículo...

Leer Más

Bienvenido a Zona 30

Bienvenido a Zona 30

A principios de mayo entró en vigor una importante modificación del Reglamento General de Circulación, que limita claramente la velocidad en las vías urbanas. Se trata básicamente de la reducción de la velocidad máxima en las poblaciones, que pasa de 50 kilómetros por hora a tan solo 30. Esta medida, según los expertos, permitirá una convivencia más segura entre vehículos a motos, peatones, ciclistas y usuarios de los nuevos dispositivos eléctricos que hace ya tiempo que encontramos en nuestras calles, como los patinetes. Obviamente, el incumplimiento de estos límites traerá acarreadas las consiguientes sanciones. Hace tiempo que algunos ayuntamientos, a lo largo de toda nuestra geografía, se habían adelantado a esta nueva norma con el fin de facilitar la convivencia antes referida, especialmente en los centros históricos, que han ido ganando poco a poco terrenos a los vehículos motorizados. Una nueva realidad de movilidad en la que prima la figura del peatón y los beneficios que conllevan los desplazamientos a pie, tanto para la salud como para el medio ambiente. De este modo, la velocidad máxima será de 20 kilómetros por hora en vías en la que calzada y acera son plataforma única. En las calles de un único carril por sentido de circulación (la gran mayoría que nos encontramos en las poblaciones) la velocidad será de 30 kilómetros por hora. Es importante destacar que en vías de dos o más carriles por sentido solo se podrá circular a 50 kilómetros por hora en uno de los carriles, mientras que en el otro el límite de velocidad máxima será de 30 kilómetros por hora y por él podrán circular también las bicicletas. Según diversos estudios de movilidad, en las poblaciones en las que hace tiempo que se han implantado estas medidas, se han reducido los accidentes y los que hay, reducen los daños de gravedad y los fallecimientos. Asimismo, la contaminación acústica cae de manera notable. También se protege el medio ambiente ya que se reducen las emisiones de humos contaminantes y aumenta la fluidez del tráfico. Esperamos que esta medida sea un beneficio para todos los que compartimos las calles de nuestros...

Leer Más

Recomendaciones para mantener el coche libre de Coronavirus

Recomendaciones para mantener el coche libre de Coronavirus

Afortunadamente la tercera ola del Coronavirus parece que está remitiendo. No obstante, tal y como nos recuerdan las autoridades sanitarias, no debemos bajar la guardia. Y aunque Las sospechas apuntan en los últimos meses a que la transmisión posiblemente sea sólo aérea., lamentablemente todavía no hay evidencias científicas claras y medibles sino «evidencias significativas» pero no rotundas. Por ello, de momento es preferible hacer valer el principio de precaución. Y en el tema que nos ocupa, que no es otro que la seguridad en los vehículos, ya sean de servicio público como privados, vamos a realizar un repaso de las principales medidas de seguridad que debemos tomar para hacer de los habitáculos espacios seguros contra el COVID. La principal medida de prevención es la utilización de mascarillas homologadas. Estas no son necesarias si conducimos solos o con personas que son convivientes. En caso contrario, y en vehículos de hasta nueve plazas, sólo pueden ir dos personas por fila y manteniendo la máxima distancia posible entre ellas. Las sanciones por incumplimiento pueden llegar hasta los 100 euros. Las excepciones que permiten no llevar la mascarilla contemplan a las personas con problemas respiratorios, con otros problemas de salud debidamente justificados o en situación de discapacidad o dependencia que podría presentar alteraciones de conducta significativas. Dicho esto, no está de más proceder a la desinfección de diferentes partes del vehículo, cada vez que se haga uso del mismo, ya que toses, estornudos y otras acciones, pueden depositar, presumiblemente, partículas con carga viral dentro del habitáculo. Las piezas a las que hay que prestar más atención son los tiradores de las puertas, el volante, la palanca de cambios y, por supuesto, el cinturón de seguridad. En definitiva, todas aquellas superficies susceptibles de ser tocadas. La limpieza debe realizarse preferiblemente con guantes desechables y bayetas de un solo...

Leer Más

Cómo llevar la bici en el coche

Cómo llevar la bici en el coche

Cuando llega el fin de semana son muchos los que cogen el coche para transportar su bicicleta para disfrutar de unas horas de ruta en contacto con la naturaleza. Algo que se valora quizás más en estos días de confinamientos y restricciones que vivimos. Transportar una bicicleta en nuestro coche no es una tarea complicada, pero hay que prestar atención y hacerlo con todas las garantías de seguridad para proteger la seguridad tanto de nuestros pasajeros como del resto de vehículos. Lo ideal es utilizar un portabicicletas que se adecúe a nuestro vehículo. En el mercado podemos encontrar diferentes tipos: Para el techo. Nos deja acceso libre al maletero y no restan visibilidad. Si las bicicletas son ligeras, se colocan muy fácilmente. Como aspecto negativo, resta aerodinámica al vehículo y aumenta el consumo de combustible. También puede producir balanceos Para el portón trasero. Con ellos podemos llevar hasta tres bicicletas. Además son los más baratos. Por el contrario, nos bloquean el acceso al maletero. Hay que tener cuidado al colocar las bicis para no cubrir ni los pilotos ni la matrícula. De enganche. Son los de la famosa bola. Se colocan de manera fácil y rápida y no impiden acceder al maletero. Eso sí, requieren de instalación por un servicio profesional y pasar la consiguiente ITV. Remolque. Casi para profesionales. Permite transportar hasta siete bicicletas. Dependiendo del tipo de transportín, será necesario además, tener en cuenta las siguientes indicaciones. Si la instalación cubre la matrícula y los pilotos, tendremos que colocar una placa supletoria. Además hay que tener en cuenta que no está permitido que la bicicleta sobresalga por los laterales. En ese caso, habrá que desmontar las ruedas. Por último, recuerda que si la bicicleta o cualquier otro objeto que transportemos sobresale por detrás, deberemos colocar una placa de señal...

Leer Más

Qué hacer si tienes que detener el coche en la carretera

Qué hacer si tienes que detener el coche en la carretera

Una de las peores cosas que nos pueden pasar en una carretera es tener que detenernos en ella. Es una situación de riesgo y los datos lo demuestran. El año pasado 117 personas murieron a causa de atropellos producidos en vías interurbanas. En caso de que tengamos que parar nuestro vehículo, lo que principalmente ocurrirá a causa de un pinchazo o una avería, lo primero que debemos hacer es buscar un sitio fuera de la calzada y señalizar nuestra posición con las luces de emergencia (y de cruce si es de noche). El problema es que, según la Ley de Murphy, es posible que no lo encontremos. Si no nos queda más remedio que detenernos en el arcén, es conveniente evitar tanto los cambios de rasante, como las curvas y los túneles. Los tres son sitios donde el resto de conductores pueden vernos demasiado tarde. Antes incluso de salir del vehículo, si es posible, debemos ponernos el chaleco reflectante (recuerda que es obligatorio llevarlo en el coche) y los triángulos de preseñalización de peligro. En carreteras de doble sentido hay que ponerlo a 50 metros por delante, y por detrás. En todo caso, el resto de conductores deben poder verlos a 100 metros de distancia. Según un estudio del RACE, en las carreteras españolas mueren atropellados una media del 36% de los conductores que intentan reparar el vehículo o cambiar una rueda. Al subir o bajar del vehículo, los fallecidos son más de un 22%. Por ello, la Dirección General de Tráfico recomienda avisar al servicio de asistencia en carretera de nuestro seguro. Por supuesto, ni debemos pisar ni un centímetro de la calzada ni permanecer dentro del vehículo. Todos los ocupantes deben buscar un sitio seguro, que casi siempre será detrás de los quitamiedos. Sólo siguiendo estas recomendaciones podremos prevenir lo que puede convertirse en un...

Leer Más

Multas a las que nos arriesgamos en otoño

Multas a las que nos arriesgamos en otoño

El otoño es sinónimo de lluvia y también la transición natural hacia la nieve y, sobre todo, el hielo del crudo invierno. Obviamente el modo de conducción cambia y requiere especial atención porque la carretera se vuelve más peligrosa. También cambian las circunstancias en las que nos arriesgamos a infringir el reglamento de tráfico y, por consiguiente, sufrir una multa. Estas son las principales que se nos ocurren: Salpicar Si pasamos sobre un charco y, según la velocidad a lo que lo hagamos, salpicamos, la broma puede salirte por hasta 600 euros. Obviamente tiene que ver la intencionalidad de la acción, o la interpretación que haga el agente. Lo cierto es que la normativa dice que a la hora de conducir no se debe molestar o perjudicar a los demás, ya sean conductores o viandantes. Tampoco olvidemos que pasar por encima de una lámina de agua puede suponer una situación de riesgo que nos haga perder el control del vehículo. No utilizar las luces correctas Las condiciones de visibilidad en otoño, especialmente con lluvia, son de baja visibilidad. No llevar las luces correctas encendidas o tener alguna lámpara fundida pueden suponer una sangría de 200 euros para nuestro bolsillo. Neumáticos o limpiaparabrisas en mal estado Obviamente suponen una situación de riesgo. En el caso de los neumáticos no solo si están desgastados sino también en el caso en que la presión no sea la correcta. La multa a la que podemos enfrentarnos es de 200 euros, cantidad con la que podríamos haber comprado aproximadamente diez juegos de escobillas o, al menos, un neumático. No mantener la distancia de seguridad Precaución fundamental y, más si cabe, cuando la calzada está mojada, lo que puede provocar que recorramos más distancia de la deseada en el momento de frenar. La broma sale por cuatro puntos, a los que hay que sumar 200...

Leer Más