Llegan los fríos: cómo desempañar los cristales del vehículo

Llegan los fríos: cómo desempañar los cristales del vehículo

Una de las mayores incomodidades con las que nos encontramos en nuestros vehículos con las bajadas de las temperaturas es que los cristales se empañan y nos impiden una correcta visibilidad. Su origen está en que el vapor de agua que hay en el ambiente se adhiere en la cara interior de los cristales, debido a la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior. Probablemente lo primero que se nos pase por la cabeza para solventar este problema sea desempañar el cristal frotándolo con un papel un trapo o la manga de nuestra camisa o jersey. Una solución rápida pero poco acertada ya que quedará manchado y se volverá a empañar en poco tiempo. Lo mejor que podemos hacer para despejar el parabrisas es dirigir el aire caliente de la calefacción a máxima potencia al foco del problema para compensar el frío del exterior. Para impedir que los cristales se vuelvan a empañar una vez que nos hemos puesto en marcha, hay que mantener una temperatura adecuada dentro de nuestro vehículo. Lo ideal es que esté entre los 18 y 19 grados. Recuerda que cuanto más subas la temperatura mayor será el gasto de combustible y el agobio que puedas sentir por el calor. Es posible que además del vaho nos encontremos con una capa de hielo sobre el parabrisas. Si es así, la mejor opción es arrancar el coche y conectar al máximo la calefacción y la luneta térmica. Si a ello sumamos un rascador, en poco tiempo tendremos el coche listo para poder circular con él. Otra posibilidad es verter un poco de alcohol sobre el hielo, ya que tiene un punto de congelación más bajo que el del agua. Ten en cuenta que usar alcohol puede perjudicar a los limpiaparabrisas, pero es una solución eficaz. Lo que no debes hacer nunca es verter agua caliente, ya que posiblemente el parabrisas se romperá debido al contraste...

Leer Más

Cómo quitar el hielo del parabrisas

Cómo quitar el hielo del parabrisas

Nos encontramos en pleno invierno y, lo más habitual, si nuestro coche no duerme en garaje es que por las mañanas nos encontremos que el parabrisas tiene una, más o menos, fina capa de hielo. A ello se le une que normalmente llegamos a nuestro vehículo con el tiempo justo para arrancarlo y encaminarnos a nuestro destino, normalmente laboral. Tal como asevera la sabiduría popular, las prisas nunca son buenas. En este caso, tampoco. Y hay dos trucos que nunca deberíamos cometer para quitar el hielo del parabrisas si no queremos que esta acabe roto o inutilizado. El primero de estos errores es verter agua caliente. Lo más probable en este caso es que acabemos con el parabrisas roto. ¿La razón? Pues que está formado por dos láminas de vidrio muy finas pegadas a otra de material plástico cuya función es que, en caso de rotura, los trozos del cristal se queden unidos. El agua caliente sobre la lámina de vidrio frío provoca un golpe térmico que, seguramente lo romperá. La otra mala idea es verter sal. Se nos puede venir a la mente tal ocurrencia ya que, al fin y al cabo, la sal se vierte sobre la carretera. Pero su función principal no es derretir el hielo, lo que haría de una manera muy lenta, si no evitar que se forme. Echar sal sobre el parabrisas lo que puede provocar es que rayemos este e incluso, debido a su corrosividad, dañemos la chapa. Por ello, la mejor solución es mezclar en un recipiente con boca de spray una parte de agua con dos de alcohol y pulverizarla directamente sobre el hielo. El punto de congelación del alcohol es sensiblemente más bajo que el del agua, por lo que el hielo se derretirá rápidamente. El otro truco que podemos usar es aplicarnos con un rascador. Pero siempre será más lento y trabajoso....

Leer Más

Los elementos que más sufren del coche en invierno

Los elementos que más sufren del coche en invierno

Casi sin darnos cuenta, este año nos encontramos casi en pleno invierno. Bajada de temperaturas, lluvia, heladas y algo de nieve. En resumen, un tiempo con el que dan ganas de quedarse en casa bajo techo Y eso querrían también nuestros coches… Lamentablemente no todos duermen en garaje. No se trata de hacer sangre por este asunto, ya que no todo el mundo dispone de un refugio para su coche, pero vamos a ver cómo afecta a nuestro amigo de cuatro ruedas pasar las noches a la intemperie. Los primeros damnificados son los líquidos. El de frenos, lubricantes y refrigerante pierden, en un primer momento, parte de sus características, por lo que una buena idea sería arrancar unos minutos antes el motor con el fin de que los diferentes fluidos lleguen a su temperatura óptima de funcionamiento. Una vez que con la temperatura del motor, los fluidos adquieren su estado óptimo, es el momento de iniciar la marcha sin perjudicar los diferentes mecanismos de nuestro vehículo. Los neumáticos, elemento que siempre tenemos que vigilar ya que es el único punto de contacto con el suelo, pierden una mayor cantidad de aire con el frío. Por tanto hay que estar alertas a la presión de las ruedas, ya que resultan un elemento esencial, no solo para nuestra seguridad, sino también para el consumo de combustible. Los limpiaparabrisas son otras de las piezas que más sufren. Máxime si los ponemos a funcionar sobre una capa de hielo. No está de más llevar un rascador plástico que les facilite, en un primer momento, la tarea. Por último, otro de los elementos que más sufren con el crudo invierno es la batería. Por eso, a veces y según las condiciones de mantenimiento en que se encuentre, es tan difícil arrancar el vehículo con el tiempo...

Leer Más

Sobre el uso de la sal en las carreteras

Sobre el uso de la sal en las carreteras

El invierno que estamos viviendo está siendo especialmente duro en lo que a las carreteras se refiere. Hacía tiempo que no había tanta nieve a lo largo de gran parte de la geografía nacional.   Las bajas temperaturas y las precipitaciones son las culpables de una situación que, debido al cambio climático que se está produciendo a nivel global, da la impresión de que cada vez va a ser más anómala. Cuando hay presencia de nieve en la calzada, inmediatamente se vierte sal, lo que hace que baje su punto de fusión y en lugar de convertirse en hielo a cero grados lo haga a una temperatura más baja. Cada año, las carreteras de nuestro país reciben entre 300.000 y 500.000 toneladas de sal, un 7% de la producción nacional de este producto. Su uso, no obstante, no debe hacerse de manera indiscriminada ya que afecta tanto a la calzada, haciendo que se deteriore más rápidamente, como a los vehículos. Vamos a centrarnos en los daños principales que afectan a estos. La sal es muy corrosiva y los vehículos que circulan por las carreteras bañadas por ella sufren esta exposición a través de daños principalmente en la carrocería, en la pintura y en las llantas. También puede provocar una mayor oxidación de elementos como el tubo de escape, los amortiguadores, frenos y el radiador. Por ello, en época de nevadas es importante lavar los vehículos con asiduidad, no dejando pasar más de una semana sin hacerlo. Para ello, lo mejor es utilizar agua en abundancia y jabones neutros. Y si la operación puede hacerse de manera manual, mejor todavía. En caso de llevar el coche al túnel de lavado, lo más recomendable es utilizar programas de alta presión y espumas que logren disolver la sal, sin olvidarnos, obviamente, de los bajos de la carrocería y las llantas. El uso de ceras ayuda a proteger la pintura de la carrocería a través de la película que deja sobre la superficie, además de mantener el vehículo limpio por más tiempo. Tampoco hay que olvidarse, un vez acabada la limpieza, de secar el coche, con el fin de evitar la formación de...

Leer Más

Consejos para que la batería no se descargue con el frío

Consejos para que la batería no se descargue con el frío

La batería es uno de los elementos más importantes de nuestro vehículo ya que, sin ella, el motor no puede arrancar. Las bajas temperaturas que estamos viviendo estas semanas pueden afectar de manera directa a su rendimiento e, incluso, provocar su descarga.   Por lo general, la vida útil de una batería se prolonga hasta los siete años, siempre que tengamos en cuenta una serie mínima de cuidados. La buena noticia es que, aunque nos toque cambiarla, los precios, comparados con otros elementos del vehículo, son bastante moderados.   No utilizar el coche con regularidad es uno de los principales motivos por los que se nos puede descargar la batería. Para prevenirlo, es conveniente arrancarlo cada dos semanas aproximadamente y dar una vuelta de aproximadamente 15 minutos, con lo que lograremos que el alternador la cargue.   Por otro lado, para cuidarla batería es conveniente tener apagada calefacción, luces y radio y pisando el embrague hasta el fondo, si el coche es de cambio manual, con lo que evitaremos tener que mover toda la transmisión. Por cierto, los trayectos cortos también afectan su rendimiento.   En el caso de que se nos haya descargado la batería, una de las soluciones más rápidas es ayudarnos de unas pinzas y otro coche. Para quienes no quieren complicarse y tengan un poco de tiempo, siempre pueden llamar al servicio de ayuda en carretera de su seguro.   Si estamos intentando arrancar el vehículo, es mejor no forzar con la llave más de cinco segundos seguidos. En caso de no conseguirlo, podemos volver a intentarlo en intervalos de 10 segundos.   Procura mantener limpios los bornes de la batería y aplica grasa o vaselina protectora. También hay que mantener limpios los orificios de los tapones ya que existe la posibilidad de una explosión si se obstruye la salida de los gases que se producen en su interior por las reacciones químicas....

Leer Más