Los españoles creemos que sabemos mucho sobre conducir

Los españoles creemos que sabemos mucho sobre conducir

Según un estudio de movilidad firmado por el foro de movilidad Alphabet, nueve de cada diez conductores españoles afirman que aprobarían de nuevo el carnet de conducir si tuvieran que volverse a examinar, aunque más de la mitad (57%) cree que tendría que aprender aspectos del reglamento vigente. Este aspecto viene a colación porque la Dirección General de Tráfico (DGT) está trabajando en un borrador con cambios tanto en la parte teórica como en la práctica de las pruebas para la obtención del permiso de conducción. Volviendo al estudio, sorprende observar que los conductores mayores de 61 años son los que más seguros se ven para pasar positivamente las pruebas. En cuanto a ciudades, los habitantes de Murcia y Badajoz encabezan la lista de los más seguros en aprobar. En el otro lado, se encuentran Madrid y Valladolid. En cuanto a su  tolerancia frente a determinadas infracciones al volante, como saltarte un semáforo en amarillo, el 30 por ciento de los encuestados aceptan que podrían aceptarlo siempre que no supongan un peligro para el tráfico rodado. Los más tolerantes, en este caso, son los jóvenes de entre 18 y 30 años. Si hablamos de ciudades, Pamplona, Valladolid o Bilbao son las más tolerantes, mientras que en el lado contrario se encuentran Palma de Mallorca, Badajoz y Sevilla. Todos estos datos aportan pistas para adaptar nuevas soluciones en los temas relacionados con la movilidad y la convivencia de todo tipo de vehículos con los peatones, tanto en vías urbanas como en carreteras. La realidad de la conducción evoluciona de forma constante, acompañada por las nuevas tecnologías que se implementan día a día tanto en los vehículos como en las vías. Por tanto, industrias, empresas del ramo y Administración tienen la obligación de buscar nuevas soluciones a los retos que se avecinan.  ...

Leer Más

Circulación a 90 km/h

Circulación a 90 km/h

El pasado 9 de enero, entró en vigor el cambio en el límite de velocidad en carreteras convencionales, que se reduce a 90 km/h. Según datos de la Dirección General de Tráfico, se han sustituido un total de 2.719 señales, labor cuyo coste ha ascendido a 526.000 euros. La medida, anunciada hace unas semanas por el Director General de Tráfico, Pere Navarro, tiene como objetivo principal disminuir el número de accidentes en este tipo de vías, que el año pasado sumó un total de 877 fallecidos, la mayoría de ellos debido a un exceso de la velocidad. Está comprobado que, cuanto menor sea la velocidad, menos son los daños personales que se producen. El 40% de los siniestros con víctimas mortales se han identificado como salidas de la vía y el 27% colisiones frontales. La mayoría de ellos se interpretan por la pérdida del control al volante provocada por el exceso de velocidad mencionado. Por otro lado, también se pretende unificar la velocidad con la mayoría de los países europeos, en los que se ha limitado la velocidad en estas vías en las que no existe una separación física de sentido. Suecia y Holanda, dos países que lideran la seguridad vial, han decidido ir más allá y limitar la velocidad hasta los 80 kilómetros por hora. Hay que recordar que, en condiciones óptimas de conducción, con carreteras en buen estado, la distancia de frenado circulando a 90 kilómetros por hora es de 70 metros. Si la velocidad aumenta a 100, la distancia necesaria suma 14 metros más. El campo de visión del conductor también se ve afectado por la velocidad de circulación. A 65 kilómetros por hora es de 70 grados mientras que si la velocidad aumenta a 100 kilómetros por hora, el citado ángulo de visión se reduce hasta los 42...

Leer Más