Medidas a tener en cuenta al volante con el cambio de hora

Medidas a tener en cuenta al volante con el cambio de hora

Vuelve el cambio de hora, una medida que afecta a una gran parte de la población y no precisamente para bien. Los días se hacen más cortos, anochece antes da la sensación de que empieza el crudo invierno. Una situación que también perjudica a la conducción, con más horas acumuladas de oscuridad frente al volante y el consiguiente riesgo en las carreteras. Si le añadimos a la ecuación los peatones, los patinetes y bicicletas e, incluso a los animales nocturnos, la lógica nos avisa de que debemos extremar las precauciones para evitar percances y sustos de tráfico. Y es que los datos no engañan. El 70% de las muertes por atropello se producen por la noche y el 90% de ellas en vías con escasa iluminación. En estas circunstancias el conductor no ve al peatón hasta que este se encuentra a unos 10 metros de distancia, lo que hace casi imposible evitar el atropello. Con el fin de minimizar las tragedias, es importante reducir la velocidad y, si es posible, evitar las vías con escasa iluminación. Obviamente, con lluvia fuerte o niebla, es preferible también no coger el coche. Y mantener en buen estado frenos y neumáticos del vehículo. En el caso de bicicletas y patinetes hay que asegurarse de ser visto. Luces blancas delanteras y rojas traseras, son un imprescindible. Así como el caso, que puede salvarte la vida en caso de colisión. Y no olvidar estar equipados de catadióptricos. También es fundamental evitar los ángulos muertos o puntos ciegos, aquellos lugares donde el resto de vehículos no tiene visibilidad. Esta medida es especialmente importante cuando hay furgonetas grandes, camiones o autobuses. Sus puntos ciegos suelen estar en los laterales, sobre todo delante y al final del vehículo, así como en la parte de detrás. Tengamos precaución y paciencia, para que la primavera nos traiga de nuevo el cambio de...

Leer Más

Puntos a revisar para contaminar menos con tu coche

Puntos a revisar para contaminar menos con tu coche

Estamos en un momento verde. Cada vez son más las instituciones y las personas que toman medidas para limitar, dentro de lo posible, la contaminación con el fin de cuidar el medio ambiente. Los episodios de calor extremo que hemos vivido este verano son un aviso del cambio climático que, parece haber llegado para quedarse y del que buena parte de culpa (pero no toda) la tienen los vehículos de combustión. Las ciudades han tomado cartas en el asunto y se han creado en muchas de ellas zonas de baja emisión (zbe) en las que se prohíbe el paso de los coches más contaminantes. Parecen medidas drásticas pero los problemas de salud que acarrean los gases contaminantes son para tomárselos muy en serio. Sea nuestro coche más o menos contaminante, vamos a señalar una serie de aspectos a vigilar y tener en cuenta para ayudar a hacer el aire más respirable. Válvula EGR Se trata de la recirculación de gases de escape, que se sitúa entre el colector de admisión y el escape. Como su nombre indica, su función es reintroducir en los cilindros una parte del humo que produce la combustión con el objetivo de reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno. Si esta pieza acumula suciedad, lanzaremos al aire combustible, con la consiguiente contaminación. Además, consume más gasolina y produce una pérdida de prestaciones del motor. Lo conveniente es limpiar con frecuencia la carbonilla. Batería y sistemas de encendido Las bujías tienen como función generar la chispa de encendido del motor. Deben encontrarse en buen estado para que no se produzcan fallos en el encendido, que provocarían un mayor uso de combustible. Filtros de aire Además de mejorar los sistemas de climatización y el bienestar de los ocupantes, reduce el consumo de combustible y mantiene el motor limpio. Lo ideal sería cambiarlo cada seis meses, aunque suele hacerse una vez al año. Neumáticos Aunque parezca mentira, pueden contaminar más que el motor ya que al desgastarse desprenden polímeros plásticos que pueden arrastrarse a ríos y mares, Vigilarlos no es sólo importante por el medio ambiente si no por nuestra...

Leer Más

A nuestro coche no le gusta mucho el verano

A nuestro coche no le gusta mucho el verano

Es paradójico que la mayoría de las personas esperamos con ansia la llegada del verano para disfrutar del buen tiempo y de las vacaciones pero en cambio, a nuestro coche, no le sienta muy bien, sobre todo si fijamos como destino la playa. La arena y el salitre, por ejemplo, afectan negativamente especialmente a la pintura del vehículo, pero también a los faros y a los cristales. Producen un efecto corrosivo que ataca a las partes metálicas e incluso al motor. Si hablamos de los asientos, entrar en el coche con el bañador mojado y con la inevitable arena que arrastramos, tampoco es la mejor opción. A ello, hay que sumarle el sudor, algo muy humano pero que también puede afectar a la tapicería. Incluso las altas temperaturas pueden afectar negativamente a los materiales del interior. Un buen aliado para minimizar daños es el parasol con el que podemos cubrir el parabrisas. Lo ideal es proteger a nuestro coche estacionándolo en un garaje interior, pero no siempre es posible. En todo caso, es mejor alejarlo lo máximo posible del alcance de la brisa marina e incluso cubrirlo con una funda. El exceso de humedad también puede ser un enemigo del sistema eléctrico, especialmente del motor de arranque y del alternador. Otros elementos a vigilar son la batería (por el exceso de calor) y los neumáticos, que pueden sufrir un desgaste mucho más rápido. Por todo ello, una vez acabadas las vacaciones, además de lamentarnos, no está de más realizar una intensa limpieza tanto por dentro como por fuera de nuestro vehículo, sin olvidarnos de los bajos y de las llantas. Atendiendo esta serie de aspectos, quizá consigamos que nuestro coche no nos ponga mala cara cuando en el navegador introduzcamos una dirección de la tan (ansiada) costa de nuestra...

Leer Más

Los tiempos de descanso al volante en los viajes de vacaciones

Los tiempos de descanso al volante en los viajes de vacaciones

Según diversos estudios, casi un tercio de los accidentes de tráfico están provocados por la fatiga en la conducción. Se trata de una cifra muy importante y que puede conllevar consecuencias terribles, por lo que es muy importante tomarse este tema muy en serio. Por ello hay que tener claro que los periodos de descanso forman parte del viaje y, prepararse desde el día anterior para afrontar la conducción de manera activa y descansada. La DGT recomienda descansos de 20 minutos cada dos horas de viaje. Es importante no alargar este plazo porque pueden aparecer los primeros síntomas de fatiga, como la somnolencia o los despistes, con el consecuente aumento del riesgo de sufrir un accidente. Los tiempos de descanso son importantes también para los pasajeros, especialmente si hablamos de niños e, incluso para las mascotas. Respetarlos evitará un ambiente de nerviosismo o malestar en el habitáculo. Las paradas de descanso pueden servir para echar una pequeña cabezada (si es necesario, y de unos 20 minutos) o para pasear un poco o realizar estiramientos que nos ayuden a recuperar el tono muscular. Es conveniente también ingerir líquidos para mantener una hidratación adecuada que además combata las altas temperaturas del verano. Beber agua, no demasiado fría, té o café (que producen un efecto estimulante a través de la cafeína) son una buena opción. En cambio, no están recomendadas las bebidas carbonatadas ni las ácidas (como los zumos de frutas). En caso de comer algo, deberemos optar por alimentos ligeros e ingeridos con moderación, ya que la digestión afecta a la distracción frente al volante. Recuerda también que comer o beber al tiempo que se conduce puede conllevarnos una multa por parte de las autoridades de tráfico, ya que es una fuente de distracción. Finalmente, la parada es un buen momento también para abrir las puertas de nuestro vehículo (mejor a la sombra) y ventilar el interior del...

Leer Más

¿Te vas de vacaciones? Revisa estos puntos de tu coche antes de salir

¿Te vas de vacaciones? Revisa estos puntos de tu coche antes de salir

Según cálculos de la DGT, este verano se van a producir más de 90 millones de desplazamientos relacionados con las vacaciones en nuestras carreteras. Piensan, además, que van a aumentar de manera significativa los de fines de semana y de corta duración. Vayas donde vayas, es muy importante hacer una revisión de una serie de elementos de tu vehículo con el fin de evitar incidencias que fastidien tus planes. Ten en cuenta que las altas temperaturas del verano hacen más fácil que se puedan producir desgastes en los elementos mecánicos. Lo bueno es que, en la mayoría de los casos, basta con una inspección visual de lo elementos para garantizar, dentro de lo posible, que no tendremos una avería que nos amargue las vacaciones. Aceite y niveles Normalmente el aceite debe sustituirse entre los 20.000y los 30.000 kilómetros o una vez al año. No atenderlo puede ser catastrófico para el motor de nuestro vehículo, ya sea por el bajo nivel o por lo sucio que se encuentre. Por su parte, el líquido refrigerante es el encargado de mantener una temperatura adecuada del motor, por lo que es muy importante atender a su nivel óptimo. El líquido del limpiaparabrisas nos garantizará una buena visibilidad a la hora de conducir. Neumáticos Su buen estado es fundamental para nuestra seguridad. Es necesario vigilar tanto el desgaste como la presión. Esta última es diferente en función de que el vehículo vaya más o menos cargado. Batería Es la encargada de suministrar energía al motor de arranque y alimentar a todos los componentes electrónicos de seguridad del vehículo. Con las altas temperaturas de esta época del año, reduce su vida, que puede verse afectada también por fallos en sus piezas. Amortiguadores Es un elemento que no podemos examinar a simple vista, pero sí hay indicios que pueden informarnos de su mal estado: un desgaste anormal en las ruedas o la pérdida de estabilidad y adherencia cuando tomamos curvas, son síntomas de una posible necesidad de...

Leer Más